8/9/08

Heinze y la cuestión de fondo

- Bien Heinze...

- Ahora se me puso irónico, pobre muchacho...

- No, bien en serio. Hay que hacerse cargo de semejante cosa. Un gol en contra es una traición involuntaria. Y, en este momento, con lo susceptibles que estamos respecto de la traición. No cualquiera lo haría...

- ¿Usted me habla del Descarrilamiento?

- Yo le hablo de que, tanto en el fútbol como en la política, el juego consta de dos partes: los hechos y sus interpretaciones. Heinze jugó uno de los peores partidos de fútbol que yo vi jugar a una persona. Ahora, salió de la cancha y lo primero que dijo, así "en caliente", fue que el error era absolutamente suyo. Fíjese que, incluso, uno sobreentiende que el error no es del todo suyo: pero eso queda en segundo plano, lo importante es ese reconocimiento del error, el sacrificio. Y, para mí, a partir de eso, jugó mejor de lo que había jugado.

- Pero jugó objetivamente mal, lo que diga después no influye...

- Claro que influye. Heinze sacrificó un interés personal a cambio de resguardar la idea de conjunto. El tipo arriesgó el puesto. Hay algo que está por encima de cada uno, que también es la suma de todos, pero que nos obliga a pensarnos como algo más que esa suma. Y si es necesario, para ese producto final, sacrificar un interés personal, hay que hacerlo. Pedir perdón, hacer una autocrítica, es decirle al mundo: soy un boludo, pero yo, ellos no tienen nada que ver. A mí la autocrítica no me interesa como valor ético del cual se llenan la boca los que nunca hacen autocrítica -porque, básicamente, nunca hicieron nada más que denunciar, y cuando denunciaron mal tampoco se autocriticaron- me interesa como valor estratégico de construcción.

- ¿Sigue hablando de Heinze?

- Hablo de un proyecto. Yo entiendo que para Fernández...

- ¿Fallido?

- ...sea muy difícil ir para atrás ahora con semejante declaración. Pero es un sacrificio que debe hacerse, no podemos hacer semejante gol en contra y decir que la culpa es del delantero que está presionando. ¿Se acuerda de lo que hablábamos del sentido escénico? Bueno, hay que recuperar esa teatralidad para ir para atrás elegantemente...

- Pero, respecto de las autocríticas, han salido bastantes del espacio nac&pop a refutar los dichos de Fernández...

- Es cierto. Pero hemos salido todos por fuera del sistema institucional: Página, el progresismo blanco, la blogósfera. Y, claro, por el movimiento obvio de la chicanería política esos sectores estamos dentro y fuera del kirchnerismo dependiendo de la coyuntura que le convenga a la oposición. Pero, en todo caso, hay algo que sumamos por fuera del aspecto institucional: nosotros nos autocriticamos con críticas.

- Medio tautológico, si me permite...

- Le permito, le permito, pero déjeme explicar. ¿Vió cuando en la tele le preguntan a un actor, periodista, lo que sea, cúal es su mayor defecto?

- He visto, sí...

- ¿Vió que siempre responden: "soy demasiado buena", "creo muchísimo en la gente", "doy todo por los demás y a veces me olvido de mí", etc? Esos no son defectos, esas son virtudes disfrazadas. Un defecto verdadero es decir: "me gusta pegarle a los ancianos", "voté a Macri porque me parece que en Boca hizo las cosas bien" o "mi principal defecto es ser racista, pero bue`". El defecto de verdad, debe dar vergüenza al ser confesado.

- Acuerdo con usted, lo que no entiendo es de qué me está hablando...

- Me da la sensación que las críticas de la oposición son así. Que, como siempre parece que las "cuestiones de fondo" son otras, al final nunca se puede(n) cuestionar nada, porque el fondo siempre está un poquito más abajo. Yo no puedo criticar que a la cabeza del primer cacerolazo haya estado Cecilia Pando, "porque esa no es la cuestión de fondo", lo importante es "escuchar el reclamo de la sociedad"; no se puede hablar de oligarquía agro-exportadora, porque "la cuestión de fondo" es la política agropecuaria. Está bien, Fernández lo dijo mal, pronto y violento. Ahora, supongamos que, sin haber sido armado, hubieron militantes del partido X infiltrados en los hechos de violencia: ¿eso también está justificado porque "la cuestión de fondo" es el pésimo estado de los ferrocarriles?, ¿entonces "la cuestión de fondo de la salud en la Capital" a qué nos autoriza?

- No se me vaya por las ramas. Entonces, ¿qué hacemos con Heinze?

- Ah, no sé. Yo de política no hablo.


6 comentarios:

Mariano dijo...

Una maravilla. En serio. Extraordinario.

Mauri dijo...

En efecto, el acto reflejo de Heinze ante el delantero debe ser leido como la respuesta ante la marea de impresiciones que definen una jugada. A veces -las pocas - es gol en contra, lo que no desmerece las virtudes del defensor, ni su capacidad de anlisis del conjunto ni los huevos que pone.
Como siempre pasa con la desmemoria, seria bueno recordar que por algo esta ahi.Y no solo porque asi lo quiera Basile.El tipo tiene un algo que no tienen los otros.
Saludos.

Diego F. dijo...

Muy buenos los últimos posts Tomás, me gusta la narrativa que usás.
Sobre esto: "Ahora, supongamos que, sin haber sido armado, hubieron militantes del partido X infiltrados en los hechos de violencia: ¿eso también está justificado porque "la cuestión de fondo" es el pésimo estado de los ferrocarriles?"

Si hubieron militantes de cualquier partido deberían ser juzgados como corresponde, pero eso no quita que la cuestión de fondo sea el estado del sistema de transporte. Es decir, la discusión sobre quién prendió -si es que alguien realmente hubiera premeditado el incendio y crónicas como esta fueran una vil mentira (fijate en "trenes cromañón")- fuego los vagones no debería prevalecer sobre la discusión sobre el sistema ferroviario.

Y una cosilla más que creo no hay que soslayar, es que los pasajeros no-militantes no sólo no impidieron sino que participaron de los destrozos (esto ya lo vimos en varias oportunidades), esto está íntimamente relacionado con la situación actual y la continuidad de las políticas de saqueo al sistema ferroviario. Si los trenes anduvieran razonablemente bien, los mismos pasajeros se correrían y pararían a los supuestos revoltosos.

Abrazo

Tomás dijo...

Gracias Mariano.

Mauri: este blog banca a Heinze en las malas.


Diego: de acuerdo, nadie discute el estado de los trenes y del sistema ferroviario en general. Y también creo que al problema hay que encararlo de frente, y que lo de Fernández fue un error muy grande.

Lo que no quita que podamos discutir con determinados discursos. A nosotros nos corren hace 6 años con "las formas".

Saludos!

Mauri dijo...

El mio tambien banca a Heinze y a Basile tambien.
No sera el perder con Brasil x ej. lo que no nos deje ver la estrategia de seguir jugando masomenos asi.

Esteban dijo...

está muy reflexivo últimamente, y a mí me encantaría que se compruebe que, sí, hubo un militante de Proyecto Sur, sería genial, porque el viejo de 200 hectáreas de soja en la provincia de Bs. As que votó en contra de sacarle a los que más tienen, los que tienen ganancias extraordinarias, para redistribuir, no podría hablar más.