8/1/10

Sublimándonos


Al kirchnerismo hay que sublimarlo, hay que cambiar el objeto de la pulsión urgente, porque el kirchnerismo idealizado es el peor de los kirchnerismos, es el lúmpen. El kirchnerismo es mucho menos realizable cuánto más épica se quiere dar a sí mismo; y, sobre todo, viceversa. Falló la institucionalización y el kirchnerismo ya no puede quedar en el inconsciente: el kirchnerismo se nota demasiado, no existe como sentido común, nombrarlo es un crimen de la vida social.

A veces es más kirchnerista no bancar para engañar a la conciencia: el objeto de la pulsión frena la pulsión (Néstor, en tanto objeto a idealizado de los kirchneristas, frena al kirchnerismo, podría ser: el vandorismo lacaniano). El kirchnerismo que no cree que los demás sontodosputos es, además de tolerable, mucho más realizable y efectivo.

Decidimos ser todo pulsión: así nos va, todo es una frustración, porque la pulsión es inalcanzable, su actividad es inhibir la consecución de su fin: sublimar para satisfacer la pulsión sin que la pulsión se de cuenta, esa es la consigna (poco marketinera para la campaña, eso sí).

Quizás "los mejores" (en tanto más efectivos) kirchneristas son los que menos le creen al kirchnerismo y más aceptan sus resultados. Así es más fácil "engañar a la conciencia para llevar a cabo el deseo sublimado".

6 comentarios:

Horacio Gris dijo...

Está muy bien. Sintetizándolo con un lacanismo podríamos decir que "No hay kirchnerismo porque el goce de Néstor tomado como cuerpo (político) es siempre inadecuado"

saludos

Petaloudes dijo...

lo que hace épico al kirchnerismo no es Kirchner, es el momento histórico.

Daniel G. dijo...

Tomas, de verdad, a veces tenes momentos brillantes.
Como este.

Lu dijo...

quizás esta "necesidad" tenga fundamento en las retrógradeces
(valga la palabra) que una vez mas
pretenden imponernos.
de acuerdo a tu línea somos como adolescentes que buscamos nuestra identidad. y talvez subliminamos.

Anónimo dijo...

Para hacer análisis político con Lacan prefiero hacer psicoanálisis con Marx
Carpintero.

la otra dijo...

Perdida de goce. En la transmutacion pulsional sublimatoria de barrar aunque sea un poquito a K,adviene el sujeto.
quiero decir, freudianamente, que hay que lidiar con los avatares de la vida, sabiendo que no hay objeto que satisfaga la pulsion, veramente.
saludos.