24/1/10

Alegato

("Alegato" es el quinto cuento de la saga "El amor en tiempos de kirchnerismo". Previously on Love in times of kirchnerism: 1, 2, 3 y 4. Prohibida su venta por separado. Venta libre bajo receta).


Alegato.

Raúl sentó a su ex-novia en la silla de enfrente, sacó una serie de carpetas, papeles, calculadoras y comenzó su alegato de regreso:

- Yo no entiendo, Eugenia, cómo no estás conmigo. Si es tan obvio. Fuimos a comer en 706 oportunidades, es decir de 1095 comidas por año, pasaste 1,55099 comidas del día conmigo. De esas 706 oportunidades, al menos la mitad de las veces fuimos al cine previamente. Un cuarto de esas películas te gustó, y de ese cuarto, sentiste identificación, al menos, el 26% de las veces. Escuchás alrededor de 49 bandas de música distintas. De esas 49, por lo menos 28 poseen canciones que, según declaraciones tuyas a través de mensajes de texto que en copia certificada adjunto a la presente (y ahí Raúl le alcanza la primera carpeta), parecen decir algo respecto de nuestra relación. El 76% de esas 28 canciones hablan de dificultades en la consecución de un amor, mas luego arriban a un final feliz. El 24% de las restantes canciones versan sobre temas como viajes que nos separaron un tiempo, rechazo ante peleas momentáneas y el temor ante la posibilidad de una ruptura.

Eugenia ni siquiera abre la carpeta que le acercó Raúl. Algo confundida, todavía, espera que a que Raúl termine con su idea. Raúl, que ha comenzado a transpirar, prosigue:

- Así las cosas, de las 143 películas alquiladas durante el año, cuyos títulos, fechas de alquiler y breves descripciones adjunto en la presente certificada por Héctor Fabián Ramírez, titular inscripto ante la AFIP del video club “Héctor Movies” (Raúl alcanza la segunda carpeta a su amada), el 65% de las mismas pueden caratularse bajo el adjetivo de “comedia romántica”, rubro al cual aborrezco profundamente. Asimismo, de esas 143 películas, apenas el 2% se relacionan con el área de mi interés, la cual podríamos calificar como “las de tiros”, detallando las siguientes particularidades: Terminator I, II y III fueron rentadas en una sola ocasión, el mismo día, por mi persona, ante tu ausencia por un viaje laboral. De la misma forma, Rambo II fue retirada del local por vos, el día de mi cumpleaños, a manera de regalo. No se registra otro alquiler de películas de tiros.

Esta vez es el mozo el que interrumpe el alegato. Raúl pide una gaseosa cuando siente que la lectura de algunos párrafos que no recuerda comienza a resecarle la boca. Ella ordena algo y Raúl retoma el hilo:

- A razón de dos duchas por día, es decir, 730 duchas anuales, compartimos alrededor del 29% de las mismas, y dejamos, entre los dos, en cada una de las duchas individuales, aproximadamente 240 mensajitos escritos con jabón en el espejo, lo que da como resultado casi un 33% de mensajitos tiernos por año. Contabilizando el helado en verano y el chocolate en invierno, ingerimos dichos postres en la cama en 109 oportunidades, debiendo remarcarse que, a contrario de la costumbre social de traer un postre ante un retraso en mi arribo al hogar, mi cantidad de retrasos -92- resulta inferior a la cantidad de veces que llevé adelante el mencionado gesto fraterno.

Raúl comienza a impacientarse. Pareciera como si todo lo que dijera rebotase contra una pared. En la cara de Eugenia no hay una sola expresión diferente a la de alguien que escucha un relato aburridísimo sobre un viaje a Córdoba. Raúl tira con todo lo que tiene:

- Vimos juntos, en un año, entre 20 y 30 atardeceres tomados de la mano; admiramos a la distancia cerca de 69 niños ajenos e intercambiamos miradas cómplices alrededor del 87% de esas veces; dormimos hasta tarde el 72% de los domingos, y de ese 72% yo bajé a comprar el diario y te llevé el desayuno a la cama el 93% de las veces. Como mínimo, el 89% de las veces que te veía leer el diario en la cama pensé en que deberíamos vivir juntos, y el 62% de las veces te lo dije. De ese 62% acordaste conmigo el 98% de las veces en que debería ser así.

Ella es inconmovible, piensa Raúl. Una mujer carente de sentimientos, fría, calculadora. La ira se apodera de Raúl, quien levantando la voz, sostiene:

- Y eso que no empecé a hablar de los otros de quienes podrías enamorarte. El 66% de las personas con las que ya estuviste te dejaron el corazón roto y al borde de una crisis fulminante. El 20% de ellos amenazó con o directamente tuvo agresiones físicas para con vos, algo que ni cerca está de ocurrirte conmigo. Hay un 24% restante que ni siquiera se plantea seriamente estar con vos: que intenta conquistarte, que te seduce, pero que juega con la grandilocuencia de los que saben que nunca, nunca, van a tener que asumir las responsabilidades. Unos zátrapas, del primero al último, Eugenia.

El último Eugenia le quebró un poco la voz. Tenía la última carta en la mano, y si la iba a dejar ir, por lo menos sería con la seguridad de haber dejado todo allí.

-E incluso tomé este estudio irrefutable, Eugenia, y lo comparé con tus amigas (Raúl alcanza la tercer carpeta, con el rótulo "Estudio Comparativo"). Fuimos a comer un 6,3% más de veces que todas tus amigas que tienen novio; tenés alrededor de 7,4% más de regalos de pareja, entre osos de peluche, bombones, flores, joyería y recuerdos de viaje; lloraste de amor dos veces más por mes que cualquier otra de tus amigas, y realizaste en promedio 9,7% más de viajes que todas tus parejas amigas. De la misma manera...

Por primera vez desde que se sentaron en el bar, ella lo interrumpió:

- ¿Y te quiero? -preguntó Eugenia.

- ¿Qué? -alcanzó a decir él, aturdido, buscando tiempo.

- ¿Cuántas veces me agarraste de la mano en el cine porque venía una parte fea?, ¿cuántas veces me preguntaste si lloraba por la película o lloraba por otra cosa?, ¿cuántas veces me dijiste que no te importaba ver cualquier película porque lo que te gustaba era, no sé, ver cómo me quedaba dormida, estar juntos, acariciarnos?, ¿contaste la cantidad de veces que me dijiste eso?, ¿contaste la cantidad de veces que llegabas tarde y creías que solucionabas todo con un chocolate?, ¿tenés un cuadro comparativo de las veces que volví de los viajes esperando que frenaras el auto al costado de la ruta, me besaras, y me digas, simplemente, que me querías?

- Pero, con todo lo que hice, me parece que ya estaba claro.

- A veces, Raúl, a veces con hacer no alcanza.

7 comentarios:

JanuskieZ dijo...

Hi... Looking ways to market your blog? try this: http://bit.ly/instantvisitors

Tane dijo...

Me confieso, una vez más, fanático de la saga "El amor en tiempos de kirchnerismo".

Anónimo dijo...

A liar is not believed when he speaks the truth. ....................................................

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

¡No alcanza!!!

ricardo j. m. dijo...

hubo amor en ezeiza y eugenia vivia al lado de un rio de mierda cuando lo conocio a raul o vivia en palermo con aire acondicionado y mucha tristeza

Primo Louis dijo...

NO, no. Llego tarde a la zaga, pero este final me mató. Sumo el nombre de Tomas a los de Rowling, Tolkien y otros autores de series que me han atrapado.
Publiquenlon!!

Anónimo dijo...

Hi, as you may already found I'm fresh here.
In first steps it is really nice if someone supports you, so hope to meet friendly and helpful people here. Let me know if I can help you.
Thanks in advance and good luck! :)