23/1/10

Recuperación de la fe


Este iba a ser un post así.

Kirchner, alambre de;
Ricardo Fort, vicepresidente de Coca Cola India; Guillermo Moreno, Disc Jockey (¿Dj Polémico?). Acerca de los homónimos.

Dando vueltas me encuentro con que Ricardo Fort se llama el vicepresidente de Coca Cola India. Entonces me pongo a buscar homónimos y encuentro algunas cosas. Que Kirchner es un tipo de alambre usado en traumatología y ortopedia. O que Moreno es un disc jockey. Qué se yo. Cosas divertidas: cosas permeables al humor. Lo bueno del chiste es que uno estira la realidad un poquito más para allá. Eso es, justamente, un chiste. Entonces sigo buscando y voy a mi obsesión en esta vida. Y encuentro esto:


El temporal deja al descubierto los restos de una nao del siglo XVI

El arqueólogo subacuático Claudio Lozano estima que pueden pertenecer al San Medel y Celedón que se hundió en la zona en 1544 · El hallazgo lo hizo el propietario de uno de los chiringuitos de la Costa. (...)


Creo que hay cosas que uno no puede describir. Es imposible ponerlas en palabras. ¿Cómo describir una emoción?, ¿con acciones? Sí, salté de la silla. ¿Quieren saber, invasores de mi intimidad, si lloré? Bueno, un poco, tal vez. Pero esa no fue la mejor de las revelaciones. No hay nada de satisfactorio en este descubrimiento como su primer consecuencia: la recuperación de mi fe. El Azar no existe: es un invento de Dios. El que existe verdaderamente, es Dios. Y no importa qué religión profesa. A ver si me entienden: no hay azar en haberme encontrado a comer con el Escriba hace dos días. No hay nada de azaroso en que dos tipos de diferente edad, colegio, hinchas de otro club, con ningún parentesco, nacidos a kilómetros de distancia se encuentren un día junto a otros a quienes quizás no debieron haber conocido nunca. No existe lo aleatorio en que ese tipo te traiga de regalo un Especial de Constituyentes de la CTA, y no hay nada tan perfectamente planeado como que sobre media cerveza cuando se van todos y te la quedes tomando mientras lees ese folleto. Nada es tan parte de un plan, como haber escrito, a raíz de esa lectura, hace dos días: "Esta gente construye tan de abajo, Néstor, que tengo miedo que toquen una placa tectónica y se pudra todo de verdad". Ni en pedo Dios juega a los dados, las pelotas: Dios juega al ajedrez con las blancas y las negras al mismo tiempo. Está todo determinado, está causal y previamente determinado, que yo esté pelotudeando y encuentre un homónimo de Ricardo Fort, y que eso me lleve, causalmente, a buscar un homónimo de Claudio Lozano. Y que sea, efectivamente, un arqueólogo subacuático.

Y ahí es Dios. Ahí no hay otra. Ahí es Dios orquestando un plan maravilloso, diciendo: "vos vas a ser feliz este cachito de rato". Eso es la experiencia mística, el momento de descubrimiento de la Verdad Revelada. No existe un Claudio Lozano arqueólogo subacuático que salió en mi búsqueda de google sólo para encontrar un barco del siglo XVI. Existe porque Dios lo puso ahí para que yo crea en él. Perdón, en Él (mi fe reciente todavía se lleva a las patadas con mi gramática aún agnóstica). No sólo eso: también hundió un barco en el siglo XVI para que lo encuentre Claudio Lozano, el arqueólogo submarino; para que exista, luego, Claudio Lozano diputado de Proyecto Sur; para que yo encuentre a Claudio Lozano; y para que en un futuro un guachito cualquiera esté haciendo un trabajo de Historia sobre el futuro Presidente Claudio Lozano, y lea esto y diga: oia, yo también creo en Dios.


Este post me deja una doble sensación. Por un lado, es cierto, un sabor amargo por saber que hay situaciones sobre las cuales ya no se puede decir más nada: situaciones que son. Situaciones que me hacen decir: "loco, andate por la puerta grande. Cerrá este blog acá, después de esto ya no se puede escribir más". ¿Se puede hacer un chiste con esto?, ¿podría decir yo: "el arqueólogo subacuático Claudio Lozano no subiría a la superficie hasta que no se discuta el tema de la minería?"?, ¿podría decir: "bueno, al final a Proyecto Surf se le partió la tabla y quedó bajo el agua"? Claro que podría. Pero qué valor tienen semejantes nimiedades ante una reconversión. Ante el descubrimiento de la fe por la misteriosa acción 2.0 de Dios.

Pero, al mismo tiempo, este post me deja una fe renovada en lo divino, en la humanidad y en el sentido de todo esto que es la vida: esa es la lección. Todo esto existe para algo. Y todo lo anterior, además, tiene una razón de ser. Fui todo lo que fui para llegar acá: las derrotas y las victorias, los fracasos y los éxitos, los amores y los desamores, las caídas y las levantadas.

Sensación amarga, también, la del arrepentimiento de haberme mofado del medio de mi fe. Como si Abraham se burlara de las tablas de los mandamientos; como si José el Carpintero se riera de Janeiro del ángel que le dijo "le pondrás Jesús" y le pusiera, en cambio, Cacho; así mi arrepentimiento de las chanzas escritas contra mi correa de transmisión divina, que dejo aquí, aquí, aquí y aquí, como estigmas marcados a fuego de nuestra condición de pecadores.

Y a la vez, un deseo irrefrenable de conocer a Claudio Lozano, el arqueólogo submarino, para pegarle un abrazo y decirle: "gracias, simplemente gracias. Hoy, he vuelto a nacer".

9 comentarios:

Petaloudes dijo...

APLAUSOS, APLAUSOS

justamente ayer, buceando, entré a corteXlozano. me quedé escuchando los videos teneísticos que subió. resulta que después me percato del título de la entrada: "dime a quien le pagas y te diré quien eres". lozano parafraseó un dicho del sentido comun, de lagente. lozano ya tiene delirios místicos como la rubia. está bien correr por izquierda. yo lo voté una vez. ahora me arrepiento y me hago cargo. esa es una de las razones de ser por las cuales esta boca es mía.

Pincha Carioca dijo...

Claudio Lozano, el arqueólogo submarino, el economista serial. Maravilloso! Jugar con los nombres o juegan los nombres? Parece una del Rabino Bergman, pero te felicito por el ingenio inicial y la reflexión subsecuente. Como corolario, deje un pequeño y bello comentario a Lozano acerca del título y otros reflexiones similares, como dime quien te paga y todavía no fue publicado, seguro que dentro de un rato aparece.

G-Fer dijo...

Y eso no es nada... Fernando Iglesias es el novio de Pedro Almodóvar!

Anónimo dijo...

Es fantástico. Había perdido la fe y de repente se me represento de una. Gracias, más que un post una epifanía.
PD: El misterio no pasa por la relación almodovar-Iglecias sino por la verdad de la relación Lozano-dios

Carpintero

Emy dijo...

Que genialidad, bravo!

eudora fletcher dijo...

lozano es como steve zissou!

Anónimo dijo...

Tomás querido,
Desplaze su agudo foco sobre la peluda espalda de claudio, para posarlo sobre la quintaesencia progresista de este señor. https://www.blogger.com/comment.g?blogID=24916253&postID=772028663343284639
Aunque sea un ratito, el blog citado ya se torna inleible!! y quien lo escribe se eferencia en...claudio!
Y viceversa, sin ningun lugar a dudas.
Anonimo Lector

Anónimo dijo...

Tomás querido,
Desplaze su agudo foco sobre la peluda espalda de claudio, para posarlo sobre la quintaesencia progresista de este señor. https://www.blogger.com/comment.g?blogID=24916253&postID=772028663343284639
Aunque sea un ratito, el blog citado ya se torna inleible!! y quien lo escribe se eferencia en...claudio!
Y viceversa, sin ningun lugar a dudas.
Anonimo Lector

Anónimo dijo...

Acabo de leer hoy este post. Me reí como un enfermo de la cabeza.
Cuando fui a un congreso de CTA me di cuenta que a Claudio le cuelgan los brazos cuando camina, como que no controla mucho los movimientos, pero ahora se entiende todo con su trabajo marino.
la moraleja es que a veces es bueno perder la fe para después encontrarla
Nacho