11/7/09

Todas las estrategias, la Estrategia

Componer el Quijote a principios del siglo diecisiete era una empresa razonable, necesaria, acaso fatal; a principios del veinte, es casi imposible. No en vano han transcurrido trescientos años, cargados de complejísimos hechos. Entre ellos, para mencionar uno solo: el mismo Quijote.

Pierre Menard, autor del Quijote. JLB.

Cuando penetras en profundidad en un territorio ajeno y dejas atrás muchas ciudades y pueblos, a este terreno se le llama difícil.


Sun Tzu nombró el silencio. Desangeló –como dice Luis –la táctica, mezcló las cartas y volvió a repartir. ¿Qué pasa a partir de Sun Tzu? Pasa que la guerra no puede volver a bañarse, otra vez, en el mismo río. Ahora la estrategia es parte de la Estrategia. La guerra se transforma en teoría de los juegos: incorpora la decisión del otro. Tener en cuenta el efecto de la decisión del otro en tanto se encuentra razonando en forma similar a la que uno mismo está pensando: hay que construir una racionalidad para pensar al otro y, menos poético, para calcular sus decisiones.


Ahora, el error es creer en Sun Tzu como un absoluto, como una moral de la guerra. Justamente cuando es todo lo contrario, una intervención más en la confusión de la guerra (y, luego, en la política –ya –con otros medios). Cuando Sun Tzu terminó de escribir, puso punto final y se mandó a la imprenta, El arte de la guerra no fue más un manual de conducción militar, sino una variable más de la guerra, un instrumento, una estrategia más de confusión dentro de la Estrategia: porque "el arte de la guerra se basa en el engaño", El arte de la guerra es un telón para tratar de ocultar otros engaños. Un manual de suposiciones: lo militarmente correcto. Su aplicación, entonces, obedece a la idea de corrección que cada militar aplique sobre su adversario. Cada pueblo de la Antigüedad oriental, quizás, pudo definirse por cómo leyó El arte de la guerra. Mejor: cada pueblo de la Antigüedad oriental debe definirse por cómo supuso que los pueblos restantes leían El arte de la guerra. Digamos que el libro dio los parámetros para que sean violados una y otra vez. “Así se hace la guerra”, dijo Sun Tzu, y nombró el silencio (lo eliminó, lo dejó fuera de juego, evidenciándolo): “pero ya deschavé el cuento: luego, todas las formas son posibles, calculables pero contingentes”.

Reescribamos –je –a Pierre Menard: componer El arte de la guerra antes del 320 A.C (aprox.) era una empresa razonable, necesaria, acaso fatal: en el siglo XXI, es casi imposible. No en vano han transcurrido 24 siglos, cargados de complejísimos hechos. Entre ellos, para mencionar uno solo: El arte de la guerra.


La Estrategia quedó abierta, infinita. Todo termina siendo parte de una Estrategia. La mutua pre-suposición de actitudes convierte cualquier movimiento en parte de una táctica: desde el más rebuscado engaño hasta la Carta Robada de Poe –sincerarse, no esconder, para esconder, el juego por excelencia de suma cero, mostrar el mensaje de texto esperando que no lo lean-. Pero después de El arte… cualquier táctica para la guerra es, también, endeble: hasta sus propios consejos. Sun Tzu recomienda pelear en terreno propio si es posible. Sin decirlo, dice que atacar en terreno visitante es, entonces, ganar el factor sorpresa.


Con todas las cartas sobre la mesa, con todas las tácticas posibles, tal vez haya llegado la hora de la gestión. Jugar en el límite de la anti-política, pero ir a pelear ahí. Robar banderas que nadie espera que se las toquen. Gestión es lo que nadie espera.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Muuuuuuuy interesante. Lo importante es mantener los objetivos claros, las estrategias siempre pero siempre envejecen, caducan y se revuevan. Abrazo!

schussheim dijo...

Sartre dijo que al mal se lo vence con otro mal.

Tomás Münzer dijo...

Mmmmhh, no me está gustando Boudou, no me gusta que se esté por ir Moreno, no me gusta lo que se dice del INDEC, ok, gestión, pero para quién, porque quien define el terreno de la batalla se asegura en parte la victoria...

Carolus dijo...

No debería leer esto... Es retorcidamente maquiavélico. Entre, mire y ya me contará:
http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

Mas sobre temas de estrategia de oriente y occidente, seducción, persuasión, manipulación y trucos psicológicos en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Tomas dijo...

No es facil, como dice más arriba Tomás Münzer, "gestión" no se define por si solo, porque "hacia donde gestionamos", "con quienes gestionamos", y "a quienes invitamos a gestionar y a quien no" son cuestiones que no son fáciles.

La logica se vuelve retorcida: Uno ve la estatización de Aerolineas como algo genial, y los diarios salen a hablar mal de esa estatización. Conclusión: Todo el mundo cree que esta muy mal la estatización de Aerolineas Argentinas.

Otro ejemplo: La estatización de Aguas Argentinas apenas si salió en los medios. En cambio, el "descuido" por la gripe A salió en todos lados. Y ojo, Macri fue igual o más inoperante que el gobierno nacional en esa empresa.. ¿Sobre quien se cargaron las tintas? En fin, no es facil, nada facil...

Tomás Münzer dijo...

Bueno, parece que a Budú lo disciplinaron :P

gaidita dijo...

El artículo de Tomás me parece brillante, pero una vez que pasa el deslumbre que provocan las cosas brillantes, me quedo con el contenido real y apoyo esa moción: hay que hacer gestión.
Luego Tomás duda en un comentario acerca de esto.
Y es lo que le pasa a quienes deben hacer gestión.
En ciertas cosas la duda es un cuasi delito.
Sólo hay que recordar como un General en guerra: "para qué vinimos?". Y hacerlo.
El problema no es con quién, para quién y lo que digan los medios.
El problema es si estamos de acuerdo en para qué vinimos a esta guerra.
Definido eso, lo demás se responde solo.O casi.
Hay que oir a los anónimos: los objetivos importan, las estrategias se adaptarán a ellos.
Otro abrazo!

musidora dijo...

Hola! tu primo charly gr me recomendó tu blog, cuando yo le conté que habá empezado mi militancia virtual x el kirchnerismo

yo ya lo conocía, lo que me hizo pensar que quizás éramos pocos (x la casualidad),en fin

muy lindo todo!
paula

Tomas dijo...

Ojo "gaidita", que yo y el autor de este post no somos la misma persona, aunque seamos tocayos, incluso con el otro Tomás que aquí comenta.

Por supuesto que hay que gestionar. Pero no alcanza solo con eso si lo que se quiere es "ganar las elecciones". No alcanza, como estrategia, para ganar. Eso es lo que quise expresar

(argentinadel50.blogspot.com)

Tomás dijo...

¡Confusión por exceso de Tomases!

(El fulano que escribió esto soy yo).

Gracias a todos por pasar.

Y a mi primo Charly Gr. por la propaganda.