17/7/09

Lo que haya que hacer hagámoslo rápido



Hace un año, sentado en la mesada -porque en los momentos claves de la vida, los que te marcan, las costumbres se rompen: uno adquiere posturas extrañas- dije: "La puta madre que te re parió. No". Algunos se sientan en el piso, a veces, y lloran. Frena el auto en un parque y mira el arroyo. O se para y mira por la ventana, y casi siempre está oscuro. Yo me senté en la mesada y apagué la luz, y puse la televisión muy, muy bajita. Los que fuman prenden un cigarrilo porque quieren compañía.

Cuando tenga un nieto o alguien a quien contarle, le voy a decir: "tu abuelo era un boludo, pero no un boludo cualquiera: tu abuelo era de los boludos que nunca se la veían venir. Tu abuelo no subió a tomar un café en el World Trade Center el 11 de septiembre, simplemente porque estaba lejos de Nueva York y no conocía a nadie. Sino ahí hubiese estado". No voy a mentir. Hasta que el tipo no dijo que no, yo pensé que decía que sí. Hasta cuando dudaba. Cuando dudaba, yo pensaba: "el tipo no quiere responsabilidades, va a hacer toda la cháchara, va a votar con el Gobierno y después se va".

Es que me había ido a jugar a la pelota, hacía unas horas. Me perdí toda la rosca, porque un partido de fútbol es un partido de fútbol. Y las cervezas posteriores, ah, las cervezas posteriores. Las cervezas que acompañaron a mi amigo diciendo: "para mí que si hay desempate, Cobos vota en contra". Y algunos dijimos que no, y estábamos convencidos.

Hacía frío, en Olavarría, hacía mucho frío, de ese frío que acompaña a la helada. Voy a contar, cuando sea un viejo y nadie me escuche, que todavía fingíamos la seriedad de un país: que nunca nos juntamos a ver la definición, un poco por confianza. Pero otro poco para fingir que un país que quiere ser serio -¿queremos ser serios?, ¿por? -no puede juntarse a palpitar una final en cada votación de una herramienta de política económica. Teníamos un poco de bronca, también. Queríamos que el Intendente convoque, que la gente se junte, en Olavarría, en la plaza central. Porque siempre hay que estar con otros, y sobre todo en las malas. Acaso no sabíamos que íbamos a estar en las malas.

Y a pesar de que dije laputamadrequetereparió y después dije que no, enfáticamente, ahora pienso que el momento más cinematográfico fue de Pichetto. Todavía recuerdo los gestos, los de él y los míos. Todavía pienso en cómo me equivoqué, en cuánto insulté al primer Cobos que no quería votar, que pedía un receso. ¿Hubiese votado igual, después? Seguramente. Era una demostración de kirchnerismo: cabalgatas sin esperar hasta que aclare. Con todos los -je- pros y con todos los contras que eso implica. Pero yo estaba mirando una película y quería saber el final por el simple hecho de saberlo, por una ansiedad infantil que cargo como estigma. Hacía más frío que antes, estaba más oscuro que antes, y en cuatro horas tenía que levantarme a trabajar. Nunca iba a dormir, pero todavía no lo sabía. Pensaba en un breve momento de felicidad, en el sueño corto y reparador del alpinista que sigue subiendo, y en la mañana siguiente, en la que iba a comprar el diario y los bizcochos, y esperaba sentado que se calentara el agua. Y no pasó nada de eso.

Primero Pichetto dijo que lo que haya que hacer hagámoslo rápido, y nunca me reí tanto estando solo. No importa por qué, pero la referencia a Judas la tenía, la había leído hacía poco. Me hizo gracia, solamente (y sigo comprobando: que soy de los boludos que nunca, nunca, la ven venir). Entonces la cámara vuelve con Cobos, y la escena es perfecta. Entonces el tipo dice que no y yo, sentado en la mesada, lo insulto a él, pero también al aire. Y la cámara se va con los festejos, y angustiosamente los veo todos.

Afuera hace frío y está más oscuro que antes. Faltan dos horas para trabajar. Estoy solo. Y todos estamos un poco más solos.

18 comentarios:

Charlie Boyle dijo...

Cada vez escribe mejor Ud.
No se ponga tan triste, debemos superart muchos escobos en las vida aún

El grito primal dijo...

Hola Tomás.
Recuerdo muchas cosas de aquella noche. Estábamos con otros dos compañeros en la plaza del Congreso. Caminábamos para todos lados, como tratando de encontrar alguna certeza en los rostros de los demás acerca de lo que iba a pasar.
Fueron pasando las horas. Cenamos unas pizzas. Todo la zona del Congreso era plena militancia.
Fueron pasando las horas y los discursos en la pantalla gigante (http://www.puntoprofesional.com/P/PROY/HCSN_SESION-17JUL08_1.HTM).
Hasta escuchamos un cuentito de un padre a un hijo por parte de un senador. Sin duda un esfuerzo intelectuarl sobrehumano.

Y al final todo terminó siendo una "definición por penales". Fue muy triste estar parado ahí frente a la pantalla viendo como todo se definía por penales. Todos dependiendo de eso como una película berreta yanqui.

A los dos días fui a comer con una amiga a una parrilla al paso y había un grupo de amigos en una mesa lindera que por la conversación se notaba que todos estuvieron viendo el debate hasta la madrugada. Creo que fue bastante masivo el hecho político.
Eso es una de las cosas positivas que rescato. Volvimos a hablar de política.

Anónimo dijo...

Fue un gran dia, de verdad.

Mariano T. dijo...

Frase poco feliz: Cobos le dio la oportunidad de un cuarto intermedio para modificar el proyecto y tener los votos de reutemann, Latorre, Marin, etc.
El "haga lo que tenga que hacer" equivalió al "no negociamos nada, victoria o derrota".
Y fue derrota nomás, no le echen la culpa a Cleto.

QueKretinos dijo...

Facil echarle la culpa al Cleto. Se perdió por los votos fugados del bloque del PJ, esa es la realidad. El verso del "movimiento", que le dicen.

Primo Louis dijo...

Grosso.
Yo soy tan boludo, tan colgado que me fui a dormir tranquilito.
Me amaneci con el voto no positivo y gente festejando a mi alrededor.

Siempre estamos sólos, especialmente cuando estamos rodeados de gente.

Lucho dijo...

Muy bien escrito capo. Qué noche de mierda esa por favor. Fui temprano a los alrededores del Congreso tranquilo, confiado, casi feliz.
Dispuesto a festejar. A medida que pasaban las horas, empezaron los rumores de que la cosa venía ajustada. No lo queríamos creer. No queríamos creer que los cagones de nuestros políticos se habían dejado chantajear por la presión mediática y las amenazas agrogarcas.
Seguíamos cantando, confiados.
No me olvido más de la cara de orto y los nervios de Pichetto y el cagazo que tenía Cleto, pobrecito. Pobre infeliz. Y pensar que al día siguiente sería héroe nacional, llevado en andas por el interior del país...
En fin, qué noche del orto, Cleto puto y la puta que te re parió a vos y a todos los traidores.
Saludos.

Tomás Münzer dijo...

Al contrario, yo creo que era un intermedio para convencer a uno más y lavarse las manos él, Cobos, igual esos son supuestos y los supuestos en la historia no existe. Muy bueno, yo tbn vi esa película y me dormí con pesadumbrez, se me puso la piel de gallina leyéndo... pero no olvidemos que después de eso vino lo mejor, mucha calle, mucha marcha, mucha mística, estatizaciones, quién sabe ahora...

MONA dijo...

Recordemos el 17 de julio, como el día de la traición... Cobos puede pensar como quiera, y de hecho, así lo viene haciendo desde hace un año. La traición estuvo dada porque ni siquiera avisó a la presidenta de su voto no pòsitivo, lo cual indica que no trabaja en equipo, ni siquiera de 2 personas ¿entonces, cómo puede querer gobernar el País? El consenso lo realizó solamente con su hija, que nada que ver con el Gobierno... por eso: COBOS = traidor...
Saludos

chelus dijo...

Es que el discurso era tan ondulante, que no se sabía cómo iba a votar: "Vota por el no el hijo de puta", "No, no, vota bien", "¿Será que nos caga?", "Parece que vota afirmativo", "Nos caga, nos caga... nos cagó".

Fue uno de los momentos de más bronca de mi vida, quería entrar al Congreso y cagarlo a trompadas.

Ni como traidor es digno ese tipo.

Un abrazo

chelus
alsurdelriachuelo.blogspot.com

Anónimo dijo...

Que barbaro... cagarlo a trompadas porque voto en contra. Hubieran consensuado.

Anónimo dijo...

Ah, claro, anónimo. Consensuado. Porque el voto de él sí era consensuado, ¿no? Estábamos todos de acuerdo con el no, sólo que no nos dábamos cuentas, de tan boludos que somos.

Y no es que votó en contra. Muchos otros votaron en contra: Menem, Morales, muchos. Pero ésos eran los senadores de la otra parte, los que nosotros no votamos. A Cobos lo votamos nosotros, no vos. Y nos traicionó a nosotros, no a vos.

Sólo que vos sos incapaz de ponerte en la posición de este lado. Mientras no puedas ponerte en el lugar de los demás, no critiques lo que los demás sienten o dicen.

Marcelo

Cecilia dijo...

Yo me acuerdo que como una boluda, me quedé dormida mientras hablaba el Adolfo "mesa 86" Rodríguez Saá. Al otro día había quedado puesto Crónica, pongo para ver qué había pasado y veo con una placa roja que decía "Hombre asesinado..." etc -no me acuerdo que más- cambio de canal y veo que el 'montonero' Cobos había votado en contra. Pensé que habia alguna relación entre la placa de Crónica y la votación jeje pero no, salí a la calle y como decis vos, me sentí mas sola que nunca, y que Sanfilippo en el día del amigo.
Un beso!

Jóvenes Cacharienses dijo...

Uffff... recuerdo que me tape con la frazada y no queria salir de abajo de la cama, mientras un compañero me llamaba por telefono y me decia "te dije que nos iba a cagar!"... y nos cago!

Muy bueno el post!
Un abrazo

Ricardo dijo...

¿Por qué nadie dice que Reutemann y Urquía tendrían que haberse abstenido de votar? Entre otros que tenían intereses.
Les paso una boludez que hice:

http://img28.picoodle.com/img/img28/2/7/17/wilburypiston/f_cobosgigiomm_5689453.png

Luz dijo...

Muy bueno. Parece que todos recordamos dónde y cómo estábamos esa noche. Como siempre pasa con esos días que cambian cosas, que son bisagras.

En mi caso fué bastante parecido a la noche del 28 de junio reciente.

Me fui a dormir tardísimo (al otro día había que laburar), masticando algo amargo y con los dientes apretados, apagué la tele enferma con los festejos garcas (en las dos poprtunidades) y sin poder creer lo que había pasado.

Me gustó lo de Charlie Boyle, eso de que tendremos que superar muchos escobos en la vida.

Politico Aficionado dijo...

El empate previo, la cara de Pichetto, y lo que dijo me hicieron correr un escalofrío por la espalda, ahí supe que habíamos perdido la batalla.

Anónimo dijo...

"Mientras no puedas ponerte en el lugar de los demás, no critiques lo que los demás sienten o dicen". QUE BUENA FRASE, aplicada para vos, y para mi.