1/11/08

La locura, los medios y los fines


- Sé que lo más responsable es tomarla como la dirigente de la oposición, y que si habla es porque está representando a alguien. Pero mire si está loca en serio, y nosotros acá cagándonos de risa.

- ¿Le preocupa?

- Claro que me preocupa. Y no por ella, digo, que salga en la tele no debería suponer que su locura me preocupara más que el de otras miles de personas esquizofrénicas, con delirium tremens, o la patología que fuese. Lo grave, lo realmente preocupante, sería que hay muchísima otra gente que está más loca. A veces no es tan grave el que se cree Napoleón como el que lo sigue hasta Rusia creyendo que lo es. No sé hasta qué punto no reconocer la locura ajena de un representante político no es un síntoma mucho más grave que hacerse un gorro de papel y salir a pelear Waterloo todos los jueves a las cuatro de la tarde en Plaza Houssay.

- Claro, lo que usted dice es que si Carrió está loca, todos sus votantes están más locos que ella.

- Algo así, no podríamos arrojar la primera piedra, no tenía edad para votar pero hemos mirado, en el pre-2001, a Carrió con cierto cariño, por decirlo así. Así que hubiésemos estado igual de locos, y asumir la propia locura no es tanto solucionar el problema como fingir una pedante genialidad de la que uno en realidad carece absolutamente. Sin embargo, la locura de Elisa no sería sólo un problema para sus votantes, si no para el sistema político entero.

- ¿Y los demás qué tienen que ver?

- Si yo fuese López Murphy, Rodríguez Saa, Sobisch, hasta el propio progresismo dentro y fuera del PJ, me estaría replanteando ciertas cosas en mi vida. Digo, incluso el mismo kirchnerismo debería parar la moto y decir pucha, le ganamos a una mina que está loca por muy pocos puntos.

- Bueno, la victoria fue bastante amplia.

- Sí, pero contra una mujer que está loca no ganar 100 a 0 es una forma de perder, ser derrotado contra la irracionalidad es haber delimitado mal la cancha. Eso deslegitima el triunfo, le ganamos a una tipa que dice que todos nosotros somos prisioneros de unos tipos que nos están por llevar a un campo de concentración, y lo dice porque no queremos jubilación privada.

- Tal vez es una estrategia, arriesgada, pero al menos logra un objetivo, insertarse en el escenario como no lo estuvo en meses. Hoy la oposición al proyecto, nos guste o no, es Carrió.

- Puede ser, hay que ver a qué precio se logra que hablen de uno. En definitiva, es una cuestión de medios y fines...

- No me va a decir que...

- No. Lo que le voy a decir, primero, es que hay que dejar de asociar a Maquiavelo con semejante frase: por considerarse un clásico, intentaron resumirlo en un concepto y les salió que el fin justificaba los medios. Como decir que el Quijote es un boludo chocándose un molino. Lo que quiso decir, tal vez, es que hay fines que justifican determinados medios, y que consolidar un Estado era un fin que legitimaba determinados medios. La violencia, por ejemplo. Weber lo dijo años más tarde, claro, y nadie le endilgó el pragmatismo maquiavélico.

- Entonces Carrió no utilizó los medios adecuados.

- No, al contrario, el problema con Carrió es que mistifica los fines. Carrió mató una polilla con una bazuca, y lo repudiable no es el uso de la bazuca si no la sobre estimación de la polilla. El fin: instalarse como la lider de la oposición. Posiblemente los delirios místicos le hayan hecho creer que, o logra ese objetivo, o el país marcha verdaderamente hacia Varsovia. Y si uno está convencido de eso, si uno está lo suficientemente chiflado como para creer que eso es lo que está pasando, entonces cualquier medio, hasta hablar de Kirchner como Hitler, es válido.

3 comentarios:

Todos Unidos Triunfaremos dijo...

Si Néstor es Hitler, entonces empecemos a planchar las camisas pardas compañero! Jajaja.
Yo creo q el gobierno hace bien en ningunearla porq es poco seria (hasta q un Aníbal o un Randazzo se infle y le meta una querella) pero nosotros como templarios contra la oposición berreta debemos denunciarla y poner blanco sobre negro. Mucha gente nos lee, y aunq sea en uno q podamos influir ya es una batalla ganada.
Saludos!

Brian dijo...

Tomás:

Podría sumarme a ese diálogo, pero sabés lo que más me preocupa: que el entrevistador asienta toda y cada una de las barbaridades que esta mujer vomita. Sólo Rozin creo que en un programa la cruzó sobre sus analogías entre los gobiernos democráticos y los regímenes genocidas como el nazismo. "Eso es una barbaridad", creo que le dijo.

PD: Ya sé, me vas a decir que a ella la votan y a Nelson Castro no. Pero ¿Qué es que lo escuchen todos los días si no una forma de elección?

Saludos

matilda dijo...

hay grandes grupos (aún recontra gorilones) que huyen despavoridos, la consideran inviable electoralmente.
di problem es la naturalización del discurso violento-provocador berreta propagado x cadenita nacional.
y q sea rozín el casi único. chisme: programa de m viale :( por cablín. estaban un chiquitito de cc (más ridículo y exaltado que ella, si eso es posible), el pendex todo terreno de fpv y ceballos.
mauro y ceballos directamente se cagaban d risa. mauro descalificaba!!! y lo dejó como lo q era: un "loquito" inconsistente