27/11/08

Editoriales de mañana

Todavía quedaron groguis por el golpe de ayer –todos sabemos que una piña de un tipo a otro era el estandarte de la crítica de muchos al Gobierno de Cristina –pero mañana, si los diarios se decidieran a tratar el tema de D´Elía, las editoriales van a decir cosas más o menos así:

Lanata. La violencia K

Saliendo del teatro Maipo, la redacción era un hervidero. Gente que corría desesperada tratando de confirmar lo que parecía una certeza: la persona que había sido golpeada era un ayudante de un militar entrerriano detenido por delitos de lesa humanidad. Aquella noche el kirchnerismo empezaba una ola de sucesos violentos contra la clase media que reclamaba. Que esa persona sea amigo y defensor de un torturador es solamente una anécdota: el problema de fondo sigue siendo el kirchnerismo. La patota kirchnerista, el polémico Moreno, y las huestes conurbanistas de D´Elía existen independientemente de que las personas agredidas sean o no defensores de los militares. Aún más: una es consecuencia de otra. Todo el problema argentino puede reducirse al polémico Moreno: pues si un Secretario de Comercio puede ser violento, ¿qué podemos reclamarle a D´Elía?, ¿modales?

Caparrós. Lacayos.

Decía: allá por 1457 el rey de Garompolandia tenía un lacayo al que enviaba a cumplir misiones engorrosas. El lacayo era intercambiable como los ropajes del rey. Cada vez que la misión salía mal, el propio rey enviaba a matar a su lacayo: también lo hacía cuando la misión tenía éxito. La idea: ejecutar los actos de gobierno sin ensuciar la legitimidad del mismo. Funciona en la concepción moderna de gobierno –por más demos al que se apele-: la ejecución de los verdaderos actos, y no de la mención de los mismos que es en definitiva el pasto para el vulgo sometido e inculto, está en manos de sujetos más o menos cercanos al poder. Quizás a D´Elía lo hubiesen mandado a matar cuando aquello salió mal: hoy, con el descubrimiento de quién era aquél fulano, el reinado construirá un monumento. Resignificación del pasado, que le dicen: como cuando tienen el tupé de hablar del pasado y promover juicios contra los militares. Como si nosotros hubiésemos querido eso y no la patria socialista.

Grondona. Legitimidad de la violencia.

Cuando Max Weber habla del Estado, lo define como el monopolio de la violencia legítima. Es fascinante esa conjunción del realismo que deriva en que la violencia, de alguna manera, puede estar legitimada por un bien superior. Durante los ´70, cuando los periodistas desconocíamos lo sucedido, la idea legitimante de esa violencia era la lucha contra la subversión: exterminado ese enemigo interno realmente existente, el Proceso cayó. La legitimidad –del latín legitimarius –provenía entonces de la existencia de otro a suprimir. Aquella supresión física no difiere demasiado de la que observamos hoy todos los días: lo que ocurrió aquella noche en Plaza de Mayo, es algo de lo que mencionaba la filósofa Hannah Arendt. El kirchnerismo, y todos los populismos en general, son un intento totalitario de eliminar el espacio público del debate. Por eso los Moyano son necesarios para silenciar la libertad de La Nación y Clarín, y por eso son necesarios los D´Elía para callar a los sujetos que no compran la visión sesgada de la historia K. Que el calvo hombre defendiese una visión de la historia y no otra es un simple detalle: hoy, como decía el poema de Russell, vinieron por ese señor y nosotros no hicimos nada. Cuando el kirchnerismo venga por cada uno de ustedes, deberán mirar a su costado y preguntarse por qué no tuvieron el coraje de golpear las puertas que había que golpear. Ese día se encontraran solos y arrepentidos de no haber actuado.

Morales Solá. Moratoria ideológica para recuperar la confianza

Con mal diagnóstico, el matrimonio presidencial lanza un plan de medidas anticíclicas destinada a incentivar la producción y el consumo. Apenas el mismo día, algunos sectores marginales del mundo, como la Unión Europea y EEUU lanzaban medidas que van en el mismo sentido. Pero, ¿acaso Chechenia, Angola, Irak y Bangladesh están encaminados en esta clase de medidas?, ¿no forman también parte del mundo?
Querer recuperar la confianza de los mercados de un día para otro es una tarea inútil. Este país ha sido catalogado por los organismos internacionales en los últimos lugares del mundo, y de ese lugar no se vuelve hasta que el kirchnerismo no termine de fracturarse totalmente. Algunas medidas podrían ayudar, y para ello es posible que lo ocurrido ayer, cuando el país tomó nota de quién era el agredido por la patota K, sea un punto de partida. Aprovechando la moratoria impositiva, es momento de que el Gobierno entre en una moratoria ideológica y permita que todos los represores confesos queden liberados de acá a dos meses de todas sus culpas, cerrando un capítulo negro de la historia. A su vez, los vínculos de la dictadura con los empresarios quedaría enterrada para siempre, liberando a esos capitales para la única cosa que debemos ser libres: producir. Todo lo demás, decía el General San Martín, no importa nada.

13 comentarios:

Mauri K dijo...

A los 4 les sacaste la ficha, la chapa y la boina.
El de Grondona es genial.
¿lo viste o escuchaste admitiendo que "le encanta discutir con los troskos"?.
Esa es una primicia exclusiva.
Mas tarde, en mi blog.
Saludos.

Pablo dijo...

Sencillamente genial!
Habría que hacer la prueba y hacerselo leer a algún "clasemediero carriotista" para ver si descubre el truco. Obviamente (y esto está fuera de discusión) estaría 100% de acuerdo con todas y cada una de las opiniones vertidas.

Saludos.

jorge oscar garcia dijo...

Genial. Estoy de acuerdo con Pablo. Si se lo leo a la carriotista de mi cuñada, fija que ni se entera de que los comentarios son joda.

sin dioses dijo...

No se si reirme o llorar es tan parecido a la realidad. Que da asco, no lo que escribiste, sino lo que escriben los otros.

MP dijo...

Notable! Están igualitos! Como dice Mauri, los calaste justo.

ElRuso dijo...

Muy bueno.

No hace falta hacer ninguna prueba con biblitos familiares y aledaños: entre los comentarios de la entrada en Artepolitica ya salieron algunos republicanos aún indignados con la patota K, que el trompeado sea un tremebundo facho parece no importarles.

PD.: lo de la entrega de las armas, que catzo es? El milico éste dramatizo una rendición? No lo entiendo.

Tomás dijo...

Gracias. Igual estuve preocupado, algunos me salieron demasiado parecidos y me dio miedo.

Ruso, lo de la entrega de armas yo tampoco lo tengo en claro, pero supongo que cuando meten en cana un milico debe tener que entregar las armas, algo así.

Diego F. dijo...

Me encantó el post, digno de ser publicado en Barcelona en su próxima edición. La verdad que no puedo agregar nada más que mis felicitaciones.
Abrazo!

Anónimo dijo...

Buenisimo!

Saludos
Pedro

MOO dijo...

simplemente genial, una creatividad envidiable. Felicitaciones

Tomás Münzer dijo...

Excelente, casi, casi, que pensé que estaba leyendo a lo verdaderos, jaja, muy bueno, se ve que hacés los debres y leés a los que hay que leer, yo lo hago, por eso te digo, Grondona y Lanata te salieorn a la perfección.

io dijo...

Concha de mi hermana!
Ahora leo este post y seguro que, al menos mentalmente, te considero un imbecil ( que, para ser sinceros, es lo que pienso de vos).
No obstante, estoy en un 110% de acuerdo con el post del periodismo.
Es tan fucking evidente! ( ojo, no lo digo para quitarte merito).
Me hace pensar que Goku tiene razon, y hasta el Vegeta mas extremo puede redimirse.

Anyuletta dijo...

Muy bueno, lo suyo. Lo felicito.