29/5/13

La consagración a las trompadas de la primavera





El hombre que inventó la música moderna, como no podía ser de otra manera, era ruso.

Se llamaba Igor Stravinsky y un día como hoy, pero de hace 100 años, estrenaba en París el ballet La consagración de la primavera, que no pasaría nada desapercibido. Es que no sólo ese estreno inauguró la música moderna sino que se convirtió en la trifulca más grande la historia de la ópera, con sillazos, escenas de pugilato e invitaciones a batirse a duelo, como bien puede observarse en esta escena de Rite of Spring, la peli sobre Stravinsky de la BBC (que acá está completa):




La historia de lo que pasó ese día puede leerse bastante resumida acá y un poco más extensa acá. En The Guardian encuentran que no fue para tanto. 

Justo esta última nota dice algo interesante: la idea de que La consagración... no significó una revolución musical porque algo de lo que se iba a hacer ahí ya estaba en obras anteriores de Stravinsky e incluso Tchaikovsky y su maestro Rimsky-Korsakov. Uno bien podría preguntarse: ¿y si tiene cosas de los anteriores quiere decir que no es revolucionario?

Pero yo en política no me meto. 


3 comentarios:

Palabrascromáticas dijo...

Caí al post vía tuiter. Grata sorpresa y visita. Muy buen blog!

Gerardo Fernández dijo...

Sea como sea, significó un antes y un después. Digamos que trajo una carga de crispación que hizo trizas el consenso musical preexistente, pero bueno: yo tampoco me meto en política...

Anónimo dijo...

IN THE MIDDLE OF THE SEA HE IS