31/7/08

La estrategia yihadista de la Oposición

Cuando decíamos que bancábamos al Gobierno, sobre todo, porque lo que había del otro lado era peor, no éramos militantes rentados embobados por el cuentito oficial de que "ellos o nosotros". Cortaron rutas nacionales 120 días, y nadie les tocó un pelo. Pidieron institucionalidad y se las dieron. Y, ahora, cuando la oposición tiene un conflicto en su provincia, la reacción -el primer día - es sacar a la policía a la calle.

Era esto lo que, decíamos, está del otro lado:

Con 40 votos a favor y 28 en contra, el gobernador Juan Schiaretti impuso un recorte en las jubilaciones de los estatales de Córdoba. Fue un día de protestas y represión en la capital de la provincia. Por la mañana, mientras la Legislatura comenzaba el debate sobre el ajuste, los trabajadores iniciaron en la calle una movilización para oponerse. Reunieron a cerca de 20 mil personas, que marcharon hacia el edificio del Parlamento, que había amanecido vallado; al intentar cruzarlo fueron reprimidos. Hubo incidentes por más de una hora. La policía tiró con gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes, que en su repliegue rompieron vidrieras y semáforos. El día terminó con por lo menos 20 heridos y diez detenidos. Pese a la gravedad de los disturbios, los diputados siguieron sesionando y aprobaron el ajuste.
La mejor estrategia de la oposición es, quizás, la de Al-Qaeda. Hace poco se decía que la estrategia de Al-Qaeda era no tener una estructura vertical definida, un organigrama concreto de puestos y funciones. Cada alma en pena que se sienta con deseos de pasar a un Cielo repleto de vírgenes, no tiene más que calzarse el trotyl al hombro y encararle a un símbolo de la decadencia Occidental. Entonces, nunca hay responsables. Si la organización no existe, nadie es responsable. Entonces cuando la SRA y la FAA sale a escrachar dirigentes políticos, la oposición dice que no, que es un exceso. Que la SRA y la FAA son sólo una parte. Y, ahora, cuando Schiaretti sale a reprimir, los otros sectores de la oposición van, primero, a decir que es culpa de la coparticipación. Y, luego, cuando se descubra la administración horrenda de De la Sota y su continuidad (o cuando salga en los medios que Santa Fe desarrolló un fondo anticíclico para evitar lo de ayer en Córdoba), van a decir que Schiaretti apoyaba, sí, pero que no es toda la oposición. Porque la oposición, carente de organización, son todos y, entonces, no es nadie. Es un llamado del "sentido común", de "la dignidad" y del "republicanismo". La Nada Misma hecha fuerza política.

4 comentarios:

Francis Bean dijo...

interesante.

La verdad es que cada vez hay más información y cada vez entiendo menos.

Saludos

Anónimo dijo...

Schiaretti es opositor?
Mira vos, yo crei que era oficialista critico.

Cosas del peronismo se ve.

Tomás dijo...

Justamente, anónimo, ese es el sentido de lo escrito. Lo "yihadista" de la Oposición consiste en ser todos y nadie, algunos y cualquiera. Porque, de esa manera, cuando cualquiera la embarra (escrachando, cortando, reprimiende) entonces no fue la Oposición sino un tipo al que después se puede tildar de "oficialista crítico" o "simple dirigente rural" o "humilde chacarero".

Horacio dijo...

sí, la nada misma pero cómo rompen la puta madre