31/3/11

La gente es pelotuda

Como ya se hizo costumbre en este blog, le pedimos a Lucho Majul que, además de escribir grandes notas en La Nación, nos grafique la semana política en una columna exclusiva para nosotros. Hoy está punzante.


La gente es pelotuda


Por Luis Majul

La ventaja que tenemos los periodistas independientes es el hecho de estar en contacto con los problemas reales y concretos de la gente. A diferencia de los políticos que, claro, no. ¿Por qué? Porque los políticos en vez de solucionarle los problemas a la gente, se dedican a hacer política, que es una cosa diferente.

Bien. Este amargo oficio del periodismo independiente, ojo al piojo, tiene sus tragos amargos, valga la redundancia. Decía que estamos siempre en contacto con los problemas concretos de la gente. Yo, sin ir más lejos, veo las desgracias cotidianas en las que está inmiscuida nuestra Nación. La veo desde la radio, a la mañana temprano, que tengo una ventana ahí. Después me subo al auto y me voy a almorzar a casa, y ahí te veo otros problemas. Luego paso por el diario, entrego la nota, miro unos problemas por la ventana de la redacción y los domingos, cuando hago el programa, te veo más problemas. No en el estudio, que es más bien cerrado. Pero cuando el fantástico “Ponele la firma”, de Marcelo Polino, me entrega un rato más tarde, me tomo un café en el bar y, adivinen qué: veo más problemas. Concretos. De la gente.

Los otros días, Polino estaba con una tema medio urticante y me pidió quince minutos más. Se los di, porque yo no soy nadie, ni Moyano soy, para coartarle la libertad de expresión a nadie. En esos quince minutos subí al bar, me pedí un café, vi problemas de la gente y pensé: qué pelotuda que es la gente. Así me salió. Lo que pasa es que la ecuación cierra y, si me acompaña en estas líneas, verá sencillamente que usted, estimado lector, es un pelotudo.

Pensaba lo siguiente. Pensaba que la gente tiene problemas. Eso lo se yo, porque veo problemas, lo sabe la propia gente, porque los tiene, y además lo sabemos todos porque lo vemos por la tele. Problemas, hay. Aunque intervengan el INDEC o Cristina le diga “Él” a Néstor, problemas, lo que se dice problemas, hay. Cuando vos tenés un problema lo que tenés que hacer, pensaba, es dejar de tenerlos. Y acá la gente tiene problemas básicamente por el Gobierno. Entonces hacía esta ecuación: si A = B, siendo A = Gobierno y B = Problema, lo que pensaba es que si vos eliminás el Gobierno, al toque eliminás el problema.

Bueno, esta oración no la lean: sólo pongo que estoy de acuerdo en la AUH, porque da ecuanimidad. Y sigo que ya había agarrado envión.

Como ven en la oración anterior, yo soy ecuánime. Como te digo una cosa, te digo la otra. Yo estoy a favor de la democracia, eso desde ya. Entonces digo: eliminar un Gobierno es agarrar y votar a otro. Bueno resulta que se hacen encuestas y la gente, en vez de elegir votar a otros y no tener más problemas, elige votar a los mismos y seguir teniéndolos. Yo me pongo a pensar, y digo: pucha. Faltaban diez minutos para que Polino me entregue, y dije: pucha, fijate que la gente es pelotuda. Porque con un poquito de plata que anda dando vueltas, se olvida que podría tener menos problemas si dejara de votar al Gobierno. La verdad es que uno hace sus esfuerzos, se escribe unos libritos de 500 páginas, con lenguaje medio pelotudo para que ustedes, pelotudos, lo entiendan. Les armo un portal en internet, les hablo por la televisión, hasta me abro un Twitter. O sea, muchachos: les digo en 140 caracteres lo que está mal y no lo comprenden. Si no quieren que se les diga pelotudos, no sé, háganse un par de replanteos, argentinos.

Claro que hay distinta clase de pelotudos y uno no debe generalizar como hace el Poder cuando generaliza entre nosotros, los periodistas independientes, y ellos, los periodistas comprados por el Poder que se dedican a hablar de los periodistas independientes. Pero, sin generalizar, puedo decir que todos ustedes, pelotudos, comparten un paraguas general que me permite ponerlos bajo la misma etiqueta de pelotudos, y este paragua es no comprender que el mal que azota a la Argentina es el Gobierno, y que quien tiene el Poder -que es sólo el Gobierno porque en la monarquía es así- es el responsable de todo lo que acontezca. Entonces: hay un responsable, y ustedes, manga de pelotudos, lo quieren seguir votando en vez de responsabilizarlo, que es lo que se suele hacer con los responsables en los países serios del mundo. Pequeña diferencia: los países serios del mundo no suelen estar compuestos por una sociedad de pelotudos.

Esta oración tampoco la lean: acá pongo que en la oposición también son un poco pelotudos porque da ecuanimidad, y me da chapa de operador político como Carlos Pagni, que me mira desde su escritorio mientras escribo esta nota y miro problemas por la ventana. ¡Carlos, eh, Carlos! No me escucha, estoy escribiendo, jeje.

Claro que la gente del gobierno no son paracaidistas rusos que vinieron a gobernar una sociedad de pelotudos. Pero como todos sabemos, en el país de los pelotudos, el que menos cucuruchos en la frente se clava, es rey. En el mismo lodo, todos pelotudos. El gobierno tiene su ejército de pelotudos que intenta hacerle creer al resto de los pelotudos que los problemas no son tantos y que en definitiva no hay que pisarse la manguera entre pelotudos, porque todos caerían al mismo tiempo en tanto que oligofrénicos.

Entonces me invade la congoja, cinco minutos antes de que empiece el programa de Polino, y pienso que a todos ustedes, vagón cargado de pelotudos, les importa todo tres carajos. Les cuento por qué el kirchnerismo es malo. Les explico que lo que hace el Gobierno en principio está mal (aunque soy ecuánime por lo de la AUH), que usa métodos malos para hacer cosas malas, que cuando hace cosas buenas lo hace motivado por motivaciones diabólicas

Y ustedes nada, manga de pelotudos. Ustedes embobados como pelotudos comprando un televisor en cincuenta cuotas en Garbarino para verme a mí, todos los domingos, diciéndoles lo pelotudos que son por haberse comprado este mismo televisor... ¡mientras en La Rioja el gobierno se vuelve menemista y pacta en Libia con Khadafi, mientras La Cámpora toma la Catedral y hace un guiso de chorizo a la pomarola en el cosito de bautizar a los nenes, al mismo tiempo que Gioja con la venia del Gobierno autoriza las prácticas umbanda contra periodistas independientes a cielo abierto y Moyano envia su sindicato a tomar un Musimundo y violar todos los CD´s de Bono, mientras la AFIP en vez de investigar la evasión fiscal se dedica a investigarme la evasión fiscal, y ustedes ahí, como pelotudos, embobados con dos mangos en el bolsillo mientras el Gobierno tiene un discurso antiimperialista y deja que los ingleses le roben las Malvinas y en vez de reclamar que se las devuelvan no hace nada y si hiciera algo también estaría mal porque ese reclamo chauvinista por dos canchas gigantes de fútbol 5 que son esas islas ya re fue! Uf...me cansé.

¿Por qué todo esto?, ¿por qué nadie dice nada del Gobierno?, ¿por qué sólo Clarín, La Nación, y sus pequeñas repetidoras levantan la voz contra ese Leviatán comunicacional que consiste en dos programas de la tele, unos chicos con unas compus y los cortes del fútbol?, ¿por qué?

Mi respuesta la conseguí en el bar de América (el canal, no el boliche gay), mientras esperaba que Polino (por eso aclaré lo del bar, aunque no tengo problemas con... porque ojo, yo soy ecuánime y reconozco lo del matrimonio igualitario también) salga del aire.

Mi respuesta es que ustedes, estimados lectores, son unos pelotudos.

10 comentarios:

Geraldinho dijo...

Qué capo Luis. ¿De dónde saca tanta información?

Tomás dijo...

Yo no sé. Para mi lo sabe de antes.

mumi dijo...

CUANDO DICE QUE LA GENTE EN VEZ DE CAMBIAR VOTA AL MISMO QUE LO JODE, HABLA DE MACRI NO??? SI ES ASI QUIERE DECIR QUE LOS PORTEÑOS SON TODOS UNOS PELOTUDOS, AHORA ENTENDI.

Racing y el Tío Cámpora dijo...

Lo siento, sólo pude leer lo de "La ventaja que tenemos los periodistas independientes"; me empecé a reir tanto qur no pude parar y me meé y me cagué encima. Dejaré el resto del análisis para otra oprtunidad, debo ir a bañarma y cambiarme.

Mendieta dijo...

No sépara mí es un Majul falso. El verdadero Majul diría: "no crean en lo que escuchan, ni siquiera crean en mí, pelotudos".

La otra cara del Patacón dijo...

jaja Qué hijo de puta! Me cagué de risa... el posteo también esta bueno, pero Majul...

Anónimo dijo...

menos mal que está Majul para abrirnos los ojos, gracias pelotudo!!

oscarfquinteros dijo...

Que cagada si le cierran la ventana, no va poder ver por la radio, jajaja.

John Gabo dijo...

Qué pelotudo, cómo me puedo enganchar leyendo una pelotudez de artículo que sólo un pelotudo como Majul pudo redactar? Qué pelotuda la gente que compra ese diario. Que pelotuda la lógica de Majul para erradicar los problemas. Qué pelotudez criticar al gobierno y no explicitar las propias ideas políticas, no?

Anónimo dijo...

mientras La Cámpora toma la Catedral y hace un guiso de chorizo a la pomarola en el cosito de bautizar a los nenes, al mismo tiempo que Gioja con la venia del Gobierno autoriza las prácticas umbanda contra periodistas independientes a cielo abierto y Moyano envia su sindicato a tomar un Musimundo y violar todos los CD´s de Bono.

Gracias por este párrafo, gracias en serio, todavía lloro de la risa.
Merita