24/5/10

Let me be

Hay días, días, que uno pide por favor que lo dejen ser oposición. No pide, uno, perder las elecciones: pide que lo dejen correr a este Gobierno, cumplir los mandamientos gargarellianos.

Decí que hay tipos que parece que laburan para el Gobierno. Trabajo de contención, le dicen. Son trabajadores zocaleros de TN que ponen "Corte total en la 9 de julio" cuando se festeja el Bicentenario. Tipos que te confirman. La bronca que te da.

Eliascheves.

Me dan bronca, porque yo no quiero cuidar el kirchnerismo. Lo quiero explotar, lo quiero usar, reventarlo, sacarle todo lo que pueda y guardarlo en la repisa.

A veces me pregunto si esa no será la mejor forma de sepultar el kirchnerismo. Tirar la discusión para atrás. Obligar a decirle a alguien "gorila". Cuando Eliaschev escribe que la gente en el Paseo del Bicentenario "mira sin ver nada", ¿no lo dirá a propósito?, ¿no estará, el tipo, esperando que salga uno de esos de los que hay tanto, a decirle gorila?, ¿no esperará la respuesta gonzaliana del sujeto, Escala Brini, el subsuelo de, las patas en la fuente?, ¿no pierde una bocha, ahí, el kirchnerismo?, ¿sabe eso Eliaschev, lo hace de vivo?

La bronca que te da. ¿Sabés lo que tardás en imponer una discusión hacia el interior del kirchnerismo? Siglos, hermano. Siglos para que venga uno y te retrotraiga la cuestión a 1945. Siglos de empujar la carreta con escarbadientes, para que venga este gil a confirmarle una certeza boluda a las viudas del clima destituyente.

Lo peor que le puede pasar al kirchnerismo es convertirse en un bidón de nafta alimentado a fosforitos de tipos que atrasan. Yo soy sarlista. Por eso me enojé con vos, también, Sanz. Porque ponés al kirchnerismo en el lugar que más le gusta: cuando tiene la batalla ganada de antemano. En el mejor lugar para cierto kirchnerismo: en el peor lugar para nosotros. En el lugar donde menos lo podés correr, porque se sienta y no hay con qué darle. Si lo movés, están los otros, y están de verdad: ustedes, los eliascheves, los que se sientan ahí para hacerle la vida más cómoda al kirchnerismo. Yo le quiero romper los huevos al Estado, a las instituciones y a la democracia. Quiero discutir agenda contra agenda.

Ojalá dejen los eliascheves de confirmarle certezas al goriperonismo.

Ojalá un montón de Sarlos te vengan a tocar el timbre. Ojalá Margarita y Ricardito le peguen un tubazo a Martín y te revoleen un tema de agenda por la cabeza.

10 comentarios:

Mauri K dijo...

El eliaschevismo "mutantes y buscas"
me hace acordar a un libro q se llama "El Sueño de Hierro" de Norman Spinrad, donde el protagonista, un tal Feric Jaggar, emulo de Hitler, e asquea con una descripcion racial parecida cuando retorna a su ciudad.

Mauri K dijo...

No, dejate de joder, si no fuera judio cabria muy bien en Cabildo.

Sebastian dijo...

Es muy bueno. che el concepto de "goriperonismo" está teorizado? si lo está dame la cita porque promete.abrazo

Ratatuil dijo...

Cuando fue distinta la política?
Nunca.

Siempre existió desde la lógica de los espejos invertidos.

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Hay que contar hasta 10 y si no funciona hasta 20 y si no funciona hasta 1.000 y seguir.

santix dijo...

De acuerdo.
Yo tambien queria ser oposicion.
Es la figura del niño en la bañadera.
Antes de tirar al niño con el agua sucia, prefiero que se quede sucio.
A mi uno de los que no me dejo ser oposicion es Lanata.

Tomás dijo...

Sebastián, el goriperonismo es una figura inventada por Alejandro, de La Barbarie: "los que se enamoraron de la imagen del peronismo que proyecta La Nación"

http://labarbarie.com.ar/2009/lo-importante-no-es-ganar-sino-hacer-perder-al-otro/

Rafa dijo...

Tomás:
A ese tipo le bajé la cortina hace rato. Para mí, no existe.

Un abrazo Bicentenario!

Juan dijo...

¿Podrías ser más específico con lo de goriperonismo?

Tomás dijo...

El goriperonismo es lo que bien dice Alejandro: el peronismo que se enamoró de la imagen que La Nación creó sobre el peronismo.

El tipo que pone la carreta adelante de los caballos: la liturgia delante de la transformación social.