9/2/09

El suicidio


- A veces... sueño con que se suicide…

- Pero no sea intolerante, pobre…

- Si no le dije quién…

- Oiga, es cierto…pero ya me imagino. Carrió, o Cobos, o algún opositor. Vió cómo son ustedes…los oficialistas…

- El kirchnerismo.

- Me ha dejado…sin habla…

- Mejor así, porque tengo para rato.

- Que se suicide Kirchner…

- ¿Ve?, no me presta atención. Dije el kirchnerismo. No las personas. Y nada de andar amasijándose. Quiero un suicidio político: mejor, un intento de suicidio político. Y, si es posible, fallido.

- Ahora sí, definitivamente, no entiendo nada.

- Quiero que el kirchnerismo haga la estupidez más grande que uno puede hacer en política: cagarse en la correlación de fuerzas. Olvidarse de la máxima número uno: que primero está la supervivencia. Quiero que un día, solamente un día, o un par de semanas, póngale antes de octubre, el kirchnerismo se olvide de la importancia del pragmatismo, que rompa con la lógica kirchnerista, peronista, y se tire a la pileta sin mirar si hay agua, otros bañistas o incluso pileta...

- Se le están saliendo los ojos de su cauce, tranquilícese…

- …y largue millones de planes sociales sin que le importe la palabra clientelismo, y se mande con radiodifusión sin dar toda “la batalla cultural” que hay que dar antes; que se olvide del momento delicado que vive, que abandone el silogismo si 125=quilombo →+125 =caos.

- Que sea estúpido, le pide usted, que de acá en adelante pierda en gobernabilidad, que se mande a una pileta que posiblemente esté vacía…un desastre político, le reclama. Muy sensato, lo suyo.

- Yo pido que si el kirchnerismo se termina, que se vaya a lo grande. Que se tenga que ir efectivamente por estar bien, pero bien bien a la izquierda de la sociedad: y quiero que se lo haga notar. Que la mina lo deje al tipo, o al revés qué se yo, y que lo deje porque la quiere mucho, y le haga notar que la deja porque la quiere tanto, pero tanto tanto que haría cualquier cosa para hacerla feliz…hasta dejarla…

- No se ponga mal…

- …y que pierda, si tiene que perder, que pierda. Si se tiene que venir la Restauración Conserva…si eso es lo que nos va a tocar, que venga. Pero perdamos (¿se dice así?, el corrector dice que sí, a mí me suena a palabra infantil, y me encanta cómo suena), perdamos, decía, perdamos a lo grande: perdamos por haberlo intentado todo. Perdamos por no haber podido y no, otra vez, por no haber querido. Tratemos de suicidarnos y, en todo caso, probemos qué tan duro tenemos el cuello. En una de esas, hasta salimos fortalecidos, quién le dice…

11 comentarios:

Jose Barrita de BAndoneón dijo...

Siempre el temita es el para que.
Eso es lo que no termina por estas horas de estar del todo claro.

Muy pero muy buen post!!!

Saludos

LUCIANO dijo...

Lo interesante del caso es que para hacer un abastecimiento vía planes sociales (en realidad se trata de reabrir la inscripción a los PJJH) el kirchnerismo no necesita poner en riesgo la gobernabilidad o el racionalismo posibilista que caracteriza a la gestión.
Daría la sensación de que el suicidio ocurriría si precisamente no se hace algo de esto; el kirchnerismo no tiene ninguna necesidad de morir, a menos que él mismo genere las condicones para ello.

Muy buen post, Tomás.

Fede SF dijo...

ja.....que el caniche style quede preñado por un perro callejero.

muy bueno!

Saludos.

Tomás dijo...

Sí, comparto con Luciano que el suicidio es no hacerlo.

Y la imagen de Fede...sublime...

Verboamérica dijo...

Tus post que hablan del kirchnerismo como un noviazgo, me encantaron-

polycarpo dijo...

amen

que se suicide todos los dias hasta octubre

YukioM dijo...

¿Sería creíble que Gorosito dijera que Colón les empató gracias a la suerte y no mencionara el hecho de que no supieron aguantar la ventaja?

Creo que es muy trosko eso de “Que se tenga que ir efectivamente por estar bien, pero bien bien a la izquierda de la sociedad: y quiero que se lo haga notar”, es casi lo mismo que dice el PO cuando saca menos del 1%, y hay que alegar en su favor que el PO no se propone gobernar. Ojo que un error propio del suicida es sobreestimarse y pensar que van a recordarlo, cuando ocurre que la supervivencia sí manda y el olvido llega.

Luciano tiene razón.

Yukio

Charlie Boyle dijo...

No es la primera vez que escucho esta hiótesis. es mas real que para sus dialoguitos, y amuchos la piden. No desde la victimización, claro sino desde el chiquero total.
Para que la viejas digan, se acuerda cuando estaban lo Kirchner, eso era "comunismo", y que los comunistas los critiquen por algún reglamento que no cumplieron.
Quién me lo comenta seguido es un gorila doble piloso. El dice, "que a estos no les ocurra como a los montos de los 70tas que los milicos los victimizaron, que desaparezcan por inútiles, que a nadie se les ocurra hecharlos".
Yo digo lo que los genetistas dicen: "para que tus genes se ganen el paso a una próxima generación, debe haber suficiente tiempo como para que haya una "próxima generación".
En octubre veremos si la hay.
Un abrazo

Brian dijo...

Hay que mejorar a los que siempre se bancaron al gobierno. Entiendo que lo de los O KM y lo de Ganancias fueron medidas para reactivar el círculo consumo-productividad. Pero los beneficiados son los que más odio le tienen al kirchnerismo: La Clase Media. Es hora de los pobres viejo: Populismo, ya!!!

Saludos, Tomás.

Eduardo Real dijo...

Tomás, hace unos días había posteado este comment que va en esa linea:

"Veo en este post a muchos quejandose por el estilo confrontativo del gobierno K. Como nadie dice lo contrario, parece que hubiera acuerdo en ésto. Yo disiento. Yo creo que es precisamente ésto lo que le está faltando al K 2.0 que sí tenía el 1.0. Un estilo sin pasión, aguachento, descafeinado. Con un Mariotto pidiendo permiso para avanzar en la Ley de Medios, que a esta altura ya me suela al cuento de la buena pipa.

Señores, una derrota, y encima por traición, no debe bajarle la moral a nadie. Muchos de los que piden un gobierno menos confrontativo, sea que lo hacen o conciencia o no, son los que terminan jugando para el stablishment, que nos necesita dominados, sumisos. Ese stablishment que cuenta con la mayor herramienta de control social jamás inventada, los medios.

¡Las pelotas! Lo quiero a Moreno bajando un contenedor del barco si aquí falta carne. Lo quiero a Mariotto mandando al congreso una ley de medios que me garantice poder escuchar o ver a un millón de tipos, no a los 20 o 30 gansos de siempre. Éso quiero. Éso falta."

Que sea con las botas puestas, no administrando la sangría, carajo!

pablo K dijo...

Los que no se atreven al "suicidio"son muchos progres que me gustaria verlos dando la lucha en las pròximas elecciones y se pongan en campaña porque la derecha se agrando mal.