14/3/08

Yo lo quiero torturar...¿y usted?

Dijo Mariano Grondona, una vez, cuando se decía que era periodista. Me encanta, todavía, ver el patetismo de ese hijo de puta, ver cómo se hunde en sus falsos silogismos, cómo encubre su autoritarismo en citas de otros autoritarios que no lo parecen porque escribieron libros y porque son viejos, y en general la gente vieja que escribe libros no puede ser catalogada de autoritaria, porque sino la academia lo tilda a uno de reduccionista.

Como todo razonamiento estúpido, el escenario es sencillo: el terrorista está detenido y tiene información de dónde va a explotar una bomba en quince minutos. No va a hablar, excepto que sea torturado. Ahí aparece la versión fascista de Roberto Galán, un joven Mariano Grondona apelando a la moral, a los sentimientos de la población, a conmoverse por la vida de los niños -porque increíblemente ahora sabe que va a explotar en una escuela y con niños- y azota: yo lo quiero torturar...¿y usted? El argumento, lo supongo, debe ser que es preferible torturar a uno antes que se mueran muchas más personas: una adaptación de la teoría del mal menor.

Sin embargo, el mal menor en este caso, suena fuerte y puede ser, es que la bomba explote. El peor de los males es vivir en un Estado que haya torturado. Soy capaz de vivir en una sociedad donde haya algunos idiotas que pretendan cambiar las cosas poniendo bombas en un colegio: porque la muerte violenta sigue formando parte de este sistema, y porque de hecho vivimos en ese tipo de sociedad -nos guste más o menos. Y, mal que mal, uno vive de esa forma. Pero no podemos vivir en un Estado que se arrogue para sí el derecho a torturar. No me puede cobrar los impuestos, no me puede pedir obediencia, no me puede llevar detenido, un Estado que se cree con la potestad de denigrar a una persona. Hoy es la bomba en el colegio, y mañana van a estirar la excusa a "cuestiones de seguridad nacional". Por cuestiones de seguridad del Estado funcionaba la Gestapo, y la Stasi, y la triple A, y todas las policías secretas que torturaron. Yo no quiero torturarlo...¿y ustedes?

10 comentarios:

Tomás Münzer dijo...

Claro, y con esa teoría, después, cualquier opositor, tipo crítico, persona progresista o e izquierda, si molesta es tildado de "terrorista" y pueden torturarlo y desaparecerlo...

Leé "el post que no quería publicar pero alque Carrió me obligó"

Abrazo

Raskolnikov dijo...

Sí, lo había leído ya y lo volví a leer. A mí me parece que es hora volver a discutir en serio qué es el terrorismo, y a partir de ahí plantearse qué hacer,

Videla Jr. dijo...

RASKOLNIKOV ¿te dijeron que sos un pelotudo?

Anónimo dijo...

que alguien que se haga llamar videla Jr. te diga pelotudo, me da un poco de miedo.

Raskolnikov dijo...

Videla Jr: Sí.

Anónimo: A mí, por el contrario, que alguien que se hace llamar Videla me diga pelotudo me llena de orgullo.

Anónimo dijo...

entonces me retracto, solamente meda miedo que se llame Videla Jr.


te diste cuenta de que siempre te ponen "pelotudo", ¿sera que los lectores de este blog tienen poca imaginación?,¿o es como un codigo entre blogers, como el gracioso "troll"?

Tomás Münzer dijo...

Debe ser siempre el mismo, juas.

Raskolnikov dijo...

¿No será que soy un pelotudo en serio?

Anónimo dijo...

si seguro, pero también sos un zapallo, y eso no te lo dicen

Murmullo dijo...

Bueno... lo mejor en días (vengo pa trás con mi suerte de navegante...) No sé como amarré por acá pero dió gusto.