21/2/11

Actualización doctrinaria


Concuerdo con el compañero Boyle, en su apreciación guevarista de Emanuel.

El emanuelismo es, efectivamente, la etapa superior del guevarismo. Del peor de los guevarismos: del voluntarismo, del bielsismo revolucionario, del mismo esquema para todas las situaciones. La idea de que, si las condiciones objetivas no están, se pueden crear por arrebatos de voluntad.

(Ahora, ojo. Si la discusión es que Emanuel es más kirchnerista que Cristian U. porque Emanuel lo expresó, y el otro no, no cuenten conmigo para golpear la mesa de ese debate. El juego de Gran Hermano tiene su propia politicidad, no reproduce las internas del Frente para la Victoria o la Coalición Cívica. Ustedes suponen que Gran Hermano es un palimpsesto del kirchnerismo, que lo reescribe encima, y no. Mariano Peluffo no es, mal que nos pese, Pierre Menard).

Sí, claro: el juego de Emanuel era, efectivamente, colectivo. ¿Y?, ¿en qué manual de conducción política (alguno que no sea del toninegrismo del 2001, por favor) dice que lo colectivo es un valor per se, neutro y adaptable a todas las circunstancias? El foquismo de lo colectivo está destinado al fracaso, y para ustedes jugar de a muchos es más importante que ganar de a uno (inclusive en juegos que se diseñaron para que gane uno). Ahí, pifian compañeros: kantizando a Cristian U., imperativizando categóricamente todos los sucesos de la vida social en referencia a los valores que ustedes suponen morales. No es que nosotros preferimos ir por encima de todos en desmedro de perder con el colectivo: se trata de negar los términos en los que ustedes ponen la discusión, evitando un quinto cuadrante. El cuadrante donde ganar de a uno es el único de los resultados políticos. ¿Cómo van a definir ustedes, compañeros, el ganador, después que jueguen colectivamente?, ¿por consenso?, ¿y la voluntad popular?, bien, gracias. Ustedes suponen que porque Cristian U. “no juega en equipo”, si fuera presidente del país mandaría a fusilar opositores. Esa idea de que “el poder saca lo que uno verdaderamente es”, es falsa como herramienta de análisis. Es una ideita de biógrafo, que supone, por ejemplo, que el Che Guevara fue el Che Guevara porque de chiquito tuvo asma, y no gripe. Yo creo, sin ir más lejos, que la gente que no cierra bien la puerta del ascensor y lo deja en su propio piso, podría perpetrar cualquier tipo de genocidio contra una etnia cualquiera sin ningún tipo de remordimiento. Pero lo sostengo como creencia arbitraria, hasta que no encuentre causalidad.

Hay un problema en ser más emanuelistas que Emanuel. El pibe salió y lo entendió al toque: “yo valoré la casa y mis compañeros, por encima del juego, y por eso estoy acá afuera”. Gran Hermano es un juego individual, porque tiene un solo ganador. Si quieren ampliar los objetivos, si a ustedes les parece que el objetivo es generar un sentimiento de grupo e instar desde ahí a la concientización de la clase trabajadora, entonces ganó Emanuel, claro. Eso sí, si van a cambiar los objetivos, traten de convencer a alguien: o a la producción o a la gente (el problema del trotskismo, escuché una vez, es que se quiere pelear con la patronal y el sindicato al mismo tiempo). Nosotros seremos los aliados de la patronal, pero ganamos con la gente, apostamos a un juego individual, como está escrito en la esencia del juego, y por ahora vamos ganando. Contra ustedes, que son más, que apuestan por lo colectivo, que usan las mismas y oscuras herramientas que nosotros, pero que las barnizan con unos ideales que hasta ahora no les sirvieron ni siquiera para resistir alguna de las injusticias que les perpetramos. La ceguera es de ustedes, falsificadores de victorias. Eligieron una estrategia, abrieron colectoras, y no comprendieron que su misma estrategia les está revelando el carácter individual del juego en el que viven. No se puede atomizar un juego que es individual. Construyan un líder: ya rifaron uno bueno que tenían, por errarle a los objetivos y, entonces, a los métodos. Esa, y no la insistencia obtusa y caprichosa en el valor de lo colectivo, fue la enseñanza que les dejó la paliza que les dimos anoche.

Desde el cristiaunismo, lo peor que podemos hacer es meternos en esta clase de discusiones, con los eternos corredores de arcos. Hoy tenemos otros problemas, internos: el cerco. Tenemos en Guardia de U. a nuestra Isabelita y nuestro López Rega intentando cortar la cabeza a un aliado circunstancial que supone que le dimos el 50% bueno, cuando en verdad nos quedamos con él. Todavía mantenemos la conducción, pero existe el riesgo de que nos echen de la plaza. Este es el primer síntoma de los problemas de la abundancia de voluntad popular en nuestras manos.

15 comentarios:

natanael amenábar dijo...

El tema acá es que no hubo seguridad jurídica, que no se respetan las reglas del juego. El legislativo funciona, y el judicial, pero se corre el riesgo del hiperpresidencialismo de Cristian U. Si vuelve Emanuel, habrá República. Yo le pido a la gente que esté tranquila, un llamado a la no violencia. Lo dije en diciembre, febrero estará complicado. Me decían loco, no me importan, les pido perdón. Pero estén tranquilos. Habrá marzo. Bomarzo. Y no tengo dudas que vamos a ganar.

Anónimo dijo...

Emanuel quería cambiar las reglas de juego salteandose la competencia por el liderazgo en el campo propio. En esa, Cristian cambió las reglas sin proponerselo. El juego se tuerce, varía, en cada GH del mundo hay formas diferentes, lo dijo Peluffo. Pero la patronal es parte de la imagen positiva, así que estamos en la misma. El lobo ya ganó y así y todo está buscando un nuevo adversario, que no tiene, él depende de eso.
Querés ver al Santo Padre y estás viendo al Riojano capicua. Con toda su efectividad, desnaturaliza el juego. Las reglas del poder expuestas groseramente, sin un poco más de pan o circo aburren en algun momento. El grupo complotador ya falló, están repitiendo errores ajenos, petardo en mano, en algún momento explota. Está juntando gente alrededor sabiendo que son oponentes, que no le hacen el jueguito gratis. Los otros que se diviertan, que vendan algo más que el complot y quizás en una de esas, sin polarizar, vean una autoimplosión. Expresión de deseos supongo. Mi mayor miedo: Gana un boludo, otra vez chupete.

Matías dijo...

Bien ahí. Es lo que le hubiera respondido a Boyle si, bueno, si supiera algo más que un carajo de la science po. Muy bueno che.

perroqueladranomuerde dijo...

Acá lo que transluce es que Pepa quiso hacer la gran Cobos.

Anónimo dijo...

Lo mas divertido del juego se dio cuando se sale del juego es decir cuando Emanuel lo apuro al boton de Rial lastima que despues hizo las paces y que el boton de Peluffo, todo el panel y los chimenteros del mundo televisivo dijeran ¡¡que barbaridad ¿¿¿como OSA responderle asi a Rial???
¿Rial de Munro? ¡¡Anda!!no mientas mas; Rial sos la peor basura que hay y vivis atrincherado en un barrio cerrado.

Fritz.

La Maga dijo...

Ahora que (como acto reflejo de leer clarín y con la realidad adelante, no verla) Cobos fue desenmascarado pero que nadie lo creyó? Y ahora qué?
Luz es Carrió y Alejandro es Pino?
Dejarán acaso nacer un líder gay y del interior?
Sunescándalo! Tiembla la república de endemol. Y encima Isabelita se nos piantó.

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Intenté sin éxito conectarme esa noche a Twitter. Te digo:
a) ¿El kirchnerismo no es un "guevarismo" en ese sentido? Todas las mañanas me levanto pensando que no están dadas las condiciones objetivas.
b) La épica de la resistencia en la que los sectores afines al Gobierno tratamos, tratamos, pero no podemos dejar de aferrar (quizás por el punto a) ¿no nos asemeja inexorablemente a "los pibes"?
c) Yo sabía que salía Emanuel. Cuando salió, pensé en octubre. Me angustié un instante. Dije "no, no, esto tiene que ser otra cosa". Y apagué.
d) ¿Por qué en los GH anteriores la gente quería al gordito bueno, la prostituta, el ex convicto, Cenicienta contra sus hermanas malas y ahora no?

Abrazo

Tomás dijo...

Nico: el kirchnerismo es un guevarismo porque necesita como estrategia, de un juego colectivo. Cristian U., no.

La épica de la resistencia nos acerca a "los pibes". Bueno, fijémosnos cómo les está yendo a "los pibes". Se están yendo de a uno. Yo llevo ocho años de gobierno, no quiero más resistencia. Quiero estadios únicos parecidos a los que juega el manchester.

Ojo, en el 2001 ganó la mala. La que traicionó al bueno. Pero en el resto, sí, ganaron los buenos. ¿Qué cambió? No sé, habrá que ver. Yo creo que ganó que todos, incluso los que juegan, vimos muchos gran hermanos, entonces hay que invertir la lógica. Es como ver mucha política, mucho tiempo. O pateas el tablero, o se te dan cuenta todos, como decía Anibal I.

Una más. Dejo mi predicción. Emanuel Vuelve. Y juega con Cristian U. Y revivimos la Concertación Plural. Pero esta vez funciona. Es lo lindo de Gran Hermano.

Charlie Boyle dijo...

Me detengo en la última del Escriba, que es por donde empecé, a pensar esto que señala efectivamente hay una politización realmente existente en la casa. Pero no porque se apoye explícitamente a Cristina o a otro, sino porque el afuera cambió.
Sí el entorno que presiona la casa es el afuera de los televidentes, y eso cambia las conductas de los actores-jugadores, también hay un afuera del afuera que cambia las conductas de los que llaman al 9001, (llamémoslos votantes).
Habría un “Quiero ser como X pero no puedo” en el votante, por eso el público antes se reflejaba en el héroe manso y ceniciento. Hoy ese héroe despolitizado y simpático trezegueciano no nos sirve de nada, sirve la vieja artimaña política del pragmatismo: Cristian U, y la utopía purista de los pibes Emmanuel. Una especie de pedracismo contra sabbatelismo, los dos conviviendo en la misma casa pero en sectores diferentes, con grupos totalmente diferenciados. Por eso no hay un modelo kirchnerista, de hecho los dos lo son, salvo que son los dos extremos de un mismo kirchnerismo operativo.
Hay que pensar en octubre seriamente. Acá en venado Tuerto el rossismo arregó con el intendente, Uista de la primer hora, y garcó a sus fieles pibes que se cagaron a trompadas con los agrogarcas por él. Billetera mata a galán.
Insisto que la estrategia es saber comunicar.
Ver la sangre como llega al río acá http://shered.blogspot.com/2011/02/venado-tuerto-agustin-rossi-la.html

el Soldado Desconocido dijo...

Indignado! Nunca más te hago caso! Me puse a ver GH2011 embaucado por las supuestas dotes de estadista de Cristian U que pregonaban ustedes, y ahora me encuentro con que va a abandonar la casa… otra vez!

Al final, era cierto lo que decía el troskismo televisivo: el regreso era una gran charada para competir con el trece, Cristian arreglo con los poderes reales (los que están tras bambalinas) y volvió vendiendo que iba a dar vuelta la casa, pero en una semana nos deja en manos de jonathan k, que es peor que isabelita!!! Como diría Carrió, “como farsa, esto se repite como farsa!”

Néstor me hizo volver a creer, con Cristian U de nuevo soy un escéptico…

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Yo te entro de nuevo y lo provoco a tu ídolo hasta que me pegue. Unica forma de sacarlo.
Abrazo

Matías dijo...

Soldado: cortémosla con la teoría del Mago de Oz, cortémosla con los encantadores que persiguen al Quijote (que por algo está loco), cortémosla con los espíritus como causa inmediata de todo, sacudámosnos las sociedades frías de una vez, basta del "poder tras bambalinas"; es la producción de un programa y ya. Pone reglas, direcciona, qué me importa. En definitiva se trata, como efectivamente dice Tomás, de "yo llevo ocho años de gobierno, no quiero más [ser, ojo] resistencia", rompamos con la lógica de ver el poder fáctico en todas partes y empecemos a vernos nosotros ("nosotros" en un sentido futbolero) como, al menos, parte de eso. Porque sino es un juego de espiral descendente. Porque si te quedás mirando al "poder tras bambalinas" -Macri con la embajada americana, Olmedo comiéndose un juicio, Del Sel candidateándose, Pirovana diciendo ideas transgresoras en Twitter- e intentando resistir a él, cada vez te cuesta menos esfuerzo resistirlo. 45%, mono. Cuarenta y cinco. La resistencia nunca tiene 45%, salvo que seas guerrillero tupamaro. El kirchnerismo en serio arrancó cuando se murió Kirchner, a ver si se banca su propio peso, generar sus propias, bue, condiciones objetivas (lo del "recuerdo cómo estábamos cuando asumimos" ya tá, me parece), y alguna especie de estado mental que se las banque. Cristian U no es resistencia, es el que tipo vuelve a entrar con 74% y que dice "vótenmelo a Emanuel" y lo vota el 74%, o sea 0% de ruido de línea. Poder. Y no tras bambalinas. Eso no es lógica de resistencia. Eso es estar plantado. Le falta, sí, le falta, flaquea. Ahí es donde tiene que apuntalar Cristian U y el kirchnerismo.

(?)

Juventud Encuentro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
el Soldado Desconocido dijo...

Che, Matías, o tengo que afilar mi sentido irónico o vos estás muy susceptible… y Cristian U no es el kirchnerismo, que (lamentablemente) no tiene 74% de nada… no obstante, me parece que si hay una lección se preocupó por dejar en claro Néstor el foucaultiano, es la de que el poder está en diseminado en otros ámbitos además del gobierno y sus eventuales apoyos populares… esa lección nos la impartió de la manera más pedagógica posible: diferenciándose (y a veces oponiéndose, que es cosa distinta) frente a esos “poderes fácticos”… si eso te sirve como impulso para transformar la realidad o para resignarte a ser mera resistencia, dependerá de la dinámica que le imprimas a ese proceso (básicamente, de si esa dinámica es emanuelista o cristianunista)…. por otra parte, volviendo a GH, lo que me preocupa de los vaivenes de CU no es sólo el temor de que la vertiente oportunista (JK) o pusilánime (MA) se haga con el premio, sino el riesgo real de que nuestro referente pierda el eje de la doctrina que nos inculcó: ganar… abandonar, irse para levantar esa plata con presentaciones en boliches, significa dar la espalda a el fundamento que sostiene su apoyo popular: la idea de que lo que importa es jugar y ganar, que esto no es un viaje de egresados sino una competencia, que con ser testimonial no alcanza… es como si Perón hubiera elegido quedarse a jugar a las bochas en Puerta de Hierro... no ganar (lo que, hoy en día, sólo puede ser irse por voluntad propia) es un pecado, porque ganar es la lógica que le ha dado sentido a esto que llamamos cristiaunismo…

Matías dijo...

Claro hermano, hablaba medio en joda medio en serio, no engranés. Exageraba, digamos. Y según varios historiadores, Perón en el '55 rajó a la primera, tenía algo de Córdoba y La Plata en contra y arrugó para no arrancar un espiral de violencia. No me parece mal. O sea, no todo es pra frenchi. Y sí, Foucault y microfísica del poder a muerte, pero a lo que iba: hay que creérsela un poco más (en un buen sentido, no en un sentido zelota, eso ya lo tenemos y de sobra). Creérsela más significa responsabilizarse más. No sé si Cris U se responsabiliza, pero sí que sabe creérsela como táctica (no quiero hablar de estrategia porque eso ya incorpora manejar muchas más cosas que no sé si están en el juego de GH) y por eso es el personaje más interesante, porque tiene varias capas, no es como el resto del chaterío. No importa, en definitiva, si es bueno o es malo o si es el kirchnerismo o no. Bah sí importa, pero porque es divertido nomás. Je. Abrazo.