27/1/09

De losquemástienen

Es una enfermedad, se lo juro, me gustaría ser un positivista, un positivista de talla, una especie de Ingenieros nac&pop, para poder diagnosticarla con precisión y darle categoría de científica.

No sé bien dónde ataca pero sé en quienes. Ataca en una clase media, media-baja en ascenso y a veces no tanto.

¿Adiviná qué? Esto, como todo, como el país, como el malestar, como la falta de consenso, como la polarización, como las tensiones, también, es culpa de Perón.

Sí, señor, desde que ese generalucho insertó en estos pagos la movilidad social entonces todos, por precaución, dejaron de escupir para arriba por las dudas de encontrar el techo –si algún día suben –todo salivado. ¿La lucha de clases? Bien , gracias, acá la lucha de clases se pelea, sí, pero se tiene cuidado de no bombardear porque mañana aquél cuartel puede ser mi casa, y, vea, si le rompo el parquét con qué hago el asado.

Ya lo dijeron, y no me acuerdo quién. Es una especie de síndrome de Estocolmo. Solidaridad con los compañeros explotadores, podría decir la consigna.

Cualquier aumento de impuestos, cualquiera, sea lo más progresivo que sea, genera una defensa incondicional de los que más tienen. Pero losquemástienen –por eso, porque más tienen –no salen, petardistas, a jetonear por todos los diarios. Ni falta les hace contratar voceros. Hay toda una casta dedicada a ese fin: a preocuparse por los pobres quemástienen.

Si en Olavarría se cambia la forma de calcular las tasas de servicios urbanos en sentido progresivo, en seguida salen un par de pobres vecinos indignados que aseguran no ser ellos mismos losquemástienen, así que en realidad a ellos no tendría por qué subirles.

- No, nosotros lo que queremos es que paguen más losquemástienen. Pero así no: losquemástienen de verdad viven dos cuadras más para allá, fíjese.

Lo que nadie dice, lo que nadie tiene ganas de publicar, lo que ninguno tiene ganas de entender: que lo que dejen de pagar losquemástienen, lo van a pagar losquemenos. Por dónde sea: vía aumentos, vía abandono de las obligaciones del Estado.

Es una forma, una de las tantas, de la hipocresía. Nadie es losquemástienen. Losquemástienen son una quimera: un oasis político que se corre a medida que se los alcanza. Nadie se asume como elquemástiene: acaso la subestimación de la propia fortuna –regla número uno en los libros de cómo hacerse millonario pisoteando cabezas –sea la cosa mejor repartida en esos mundos.

3 comentarios:

Contradicto de San Telmo dijo...

Mister Tomas,

Quería conversar con Ud. por línea interna. Le mando mi mail: contradicto.santelmo@gmail.com

Hágase amigo y si quiere, no publique este comment, va quedar bastante desubicado frente a tamaño post.

sin dioses dijo...

Esto me hace acordar al inefable PTS llamando a movilizarse por los aumentos en las tarifas electricas por aquellos que gastan mas de 3000 kw

Tomás dijo...

Ahí le mandé un mail Contradicto. Cualquier cosa el mío es fuyusepe@hotmail.com

Gracias sindioses, lo que está pasando en Olavarría es muy similar a muchos procesos, 125 inclusive.